La oposición culpa al gobierno indio por 52 muertos

AP

La oposición culpó el miércoles al gobierno indio por la forma en que manejó los recientes disturbios entre hindúes y musulmanes en la capital, exigiendo una investigación judicial y la renuncia del ministro del Interior porque la policía no pudo evitar la muerte de más de 50 personas.

Durante un debate en la poderosa cámara baja del Parlamento, los legisladores del partido opositor Congreso Nacional Indio (CNI) se retiraron después de que el ministro del Interior, Amit Shah, elogió a la policía por terminar en 36 horas los disturbios en las áreas del noreste de la capital. Opinó que la actuación policial evitó que la violencia se extendiera por Nueva Delhi.

Publicidad

La violencia coincidió con una visita de Estado del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el 24 y 25 de febrero. Multitudes armadas de musulmanes e hindúes arrojaron piedras, intercambiaron disparos y quemaron cientos de vehículos, casas y negocios. Fueron los incidentes más violentos en décadas.

Shah culpó a los discursos incendiarios de miembros del CNI y de algunos líderes musulmanes por desencadenar los disturbios. Dijo que durante los disturbios murieron 52 personas y resultaron heridas 526. Se negó a precisar cuántos eran hindúes o musulmanes.

Publicidad

El ministro dijo que 300 personas vinieron del vecino estado de Uttar Pradesh para unirse a los disturbios en Nueva Delhi. No dijo quién supuestamente las trajo. Agregó que más de 2.600 personas fueron arrestadas o detenidas y que prosigue una investigación.

Asauddin Owaisi, jefe del opositor partido All India Majlis-e-Ittehadul Muslimeen, acusó a los nacionalistas hindúes de promover el odio contra los musulmanes, que son minoría.

Los enfrentamientos siguieron a una protesta de la oposición contra una nueva ley de ciudadanía que acelera la naturalización de las minorías religiosas nacidas en el extranjero de todas las principales religiones en el sur de Asia, excepto el islam.

Publicidad

Publicidad