Bruselas Internacionales -  15 de abril 2020 - 08:19hs

La UE prepara un plan de reactivación para evitar más caos

La Unión Europea trabajaba el miércoles para evitar una reducción caótica y posiblemente desastrosa de las restricciones introducidas para contener el contagio del nuevo coronavirus, pidiendo a sus 27 miembros que tuvieran cautela en su regreso a la normalidad y basaran sus medidas en las recomendaciones científicas.

Austria, República Checa y Dinamarca ya estaban levantando algunas restricciones, mientras la Comisión Europea, el ejecutivo del bloque, se apresuraba a ultimar su hoja de ruta para que los miembros del mayor bloque comercial del mundo coordinaran su salida de las cuarentenas, algo que estimaron podría llevar varios meses.

Unas 80.000 personas han muerto en Europa por el nuevo virus, lo que supone unos dos tercios de la cifra global, según el Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades. La Comisión pidió confianza en los expertos del centro para orientar las estrategias nacionales de salida en las próximas semanas y meses.

Bruselas está muy preocupada por el daño que podría producirse si cada país traza su propia estrategia, después de que cundiera el pánico cuando la pandemia se extendió en Italia. Entonces se registraron cierres no anunciados de fronteras que provocaron enormes atascos y prohibiciones a las exportaciones que privaron a países muy afectados de material médico.

Además, la UE afronta la situación muy dividida. Francia extendió su cuarentena esta semana hasta el 11 de mayo y Bélgica parecía encaminada en dirección similar. También España renovó su estado de emergencia por segunda vez, en otras dos semanas.

En un borrador de su hoja de ruta al que tuvo acceso The Associated Press, la Comisión de la UE dijo que suavizar las restricciones “llevará de forma inevitable a un aumento correspondiente en los nuevos casos”. La Comisión advierte que esto solo debe ocurrir cuando los contagios hayan bajado durante un tiempo y los hospitales puedan atender a más pacientes.

Aunque el organismo, que propone leyes europeas y vigila su cumplimiento, no detalla exactamente cómo debe hacerse la transición, sí insiste en que “la salida debe ser gradual”.

La actividad laboral debe reanudarse por sectores en función de cuánto trabajo puede hacerse por internet, la importancia económica del sector o la clase de turnos que pueden introducirse El distanciamiento social debe mantenerse y no debe haber un regreso general al trabajo, añade la Comisión.

Los comercios podrían abrir de forma gradual, con la posibilidad de limitar el aforo de los establecimientos, y las escuelas podrían reabrir, aunque la comisión recomendó formar grupos más pequeños para que los estudiantes pudieran mantener una distancia segura entre ellos.

Bruselas señaló que debería dejarse un mes entre cada medida “ya que su efecto solo puede medirse con el tiempo”.