Mike Pompeo, secretario de Estado de EEUU

AFP

Estados Unidos condenó los ataques "espantosos" que causaron cerca de 40 muertos este martes en Afganistán y llamó al gobierno de Kabul y a los talibanes a "cooperar" para recuperar la paz.

"Los talibanes y el gobierno afgano deben cooperar para llevar a los autores ante la justicia", declaró el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, en un comunicado. "Mientras no haya una reducción de la violencia duradera y avances suficientes hacia una solución política negociada, Afganistán seguirá siendo vulnerable ante el terrorismo", añadió.

Publicidad

Pompeo señaló, no obstante, que los talibanes habían "negado cualquier responsabilidad y condenado los dos ataques" contra un hospital de Kabul y durante el funeral de un comandante de policía en la provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán.

El grupo yihadista Estado Islámico reivindicó el segundo ataque, sin mencionar el de Kabul.

Publicidad

"Durante le mes sagrado del Ramadán, y mientras la covid-19 sigue siendo una amenaza, este doble ataque es espantoso", dijo Pompeo.

"El pueblo afgano merece un futuro sin terror, y el actual proceso de paz sigue representando una oportunidad crucial para que los afganos se reúnan y levanten un frente unido contra la amenaza del terrorismo", agregó el secretario de Estado.

Estados Unidos firmó el 29 de febrero un acuerdo histórico con los talibanes tras más de 18 años de guerra.

El acuerdo abrió el camino al inicio de la retirada de las fuerzas estadounidenses de Afganistán, que se llevará a cabo hasta julio de 2021.

Aunque Estados Unidos ha iniciado ese repliegue, las contrapartidas no han sido todas respetadas: los talibanes han cesado sus ataques contra el ejército estadounidense, pero no han dejado de atacar a las fuerzas afganas, y las inéditas negociaciones de paz directas entre los rebeldes y el gobierno de Kabul, que debían empezar el 10 de marzo, aún no han comenzado.

Y, según anunció este martes el presidente Ashraf Ghani, las fuerzas de seguridad afganas van a retomar sus ofensivas contra los talibanes.

A pesar de ese anuncio, que complica aún más el camino hacia la paz, el Pentágono aseguró que Washington iba a cumplir con el acuerdo firmado con los insurgentes.

"Según lo acordado, el ejército estadounidense continuará realizando solamente acciones defensivas contra los talibanes cuando atacan", dijo un portavoz del Departamento de Defensa estadounidense, el teniente coronel Thomas Campbell.

"Será un camino tortuoso y sembrado de obstáculos, pero un acuerdo político es la mejor forma de poner fin a la guerra, dijo, citando declaraciones recientes del secretario de Defensa, Mark Esper.

Publicidad

Publicidad