El Ministerio de Salud reportó el jueves 973 nuevas infecciones, el mayor aumento diario desde el comienzo de la crisis

AP

El número de casos confirmados de coronavirus en Indonesia superó los 20.000, mientras la nación musulmana más poblada del mundo está entrando en un período crítico en su lucha contra la pandemia de COVID-19 durante su día religioso más importante.

El Ministerio de Salud reportó el jueves 973 nuevas infecciones, el mayor aumento diario desde el comienzo de la crisis, con lo que el número total de casos confirmados es de 20.162.

Publicidad

El jefe del equipo especial de Indonesia contra la crisis de COVID-19, Doni Monardo, dijo en una conferencia de prensa que la propagación del virus ha estado creciendo a su mayor velocidad durante los últimos nueve días y que el país está entrando en un momento crítico antes y después de la celebración del Eid al-Fitr, que marca el final del mes de ayuno del Ramadán.

En otros países de Asia, la ciudad china de Wuhan, donde se originó la pandemia el año pasado, prohibió la caza, cría y consumo de animales salvajes, una respuesta aparente a la investigación que muestra que el virus probablemente se originó en murciélagos y que se transmitió a las personas a través de una especie silvestre intermedia vendida en un mercado de alimentos en esa ciudad.

Publicidad

Sin embargo, la ordenanza emitida el miércoles contiene numerosas excepciones, incluidos los animales utilizados para la medicina tradicional china, siempre que no sea para consumo humano. Queda poco claro si la prohibición incluye los pangolines, unos mamíferos pequeños cuyas escamas se usan para la medicina tradicional china pero que se cree que fueron los portadores intermediarios del virus. La nueva regulación se aplicará de inmediato y tendrá una vigencia de cinco años.

En Japón, el primer ministro Shinzo Abe anunció el jueves el fin del estado de emergencia por coronavirus en Osaka y las dos prefecturas vecinas de Kyoto y Hyogo, mientras se mantiene la medida de excepción en la región de Tokio y la isla de Hokkaido. La semana pasada, Abe levantó las medidas de emergencia en todas menos ocho de las 47 prefecturas de Japón. Hasta el miércoles, Japón tenía 16.424 casos confirmados de la enfermedad y 777 muertos.

Corea del Sur reportó el jueves 12 nuevos casos de coronavirus y una muerte más, para un total de 11.122 casos y 124 muertes. A principios de marzo, las autoridades surcoreanas reportaban alrededor de 500 nuevos casos por día, pero lograron estabilizar la tasa de infecciones con un programa de pruebas y cuarentenas que permitió al país evitar confinamientos radicales.

Las autoridades surcoreanas han estado relajando las pautas de distanciamiento social y procediendo con una reapertura gradual de las escuelas, que comenzó el miércoles con los estudiantes de último año de secundaria.

En Nueva Zelanda, la primera ministra opinó que las empresas deberían considerar cambiar a una semana laboral de cuatro días como una forma de promover el turismo interno, que ha sido golpeado duramente por la pandemia. Jacinda Ardern dijo en Facebook Live que la gente aprendió mucho sobre la flexibilidad laboral durante el cierre, que se alivió la semana pasada. Las fronteras de la nación permanecen cerradas, pero Ardern dijo que unos esquemas laborales más flexibles podrían permitir a los neozelandeses viajar más dentro de su propio país.

Publicidad

Publicidad