El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro

AFP

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, se solidarizó con los países centroamericanos y caribeños ingresados en la lista negra de la Unión Europea sobre blanqueo de capitales y pidió al bloque un "diálogo significativo" sobre el tema.

Bahamas, Barbados, Jamaica, Nicaragua y Panamá fueron incluidos en el listado que propuso la Comisión Europea el 7 de mayo al presentar su nueva metodología para luchar contra el lavado de activos y la financiación del terrorismo.

Publicidad

El miércoles, 15 países de Centroamérica y el Caribe presentaron ante el Consejo Permanente de la OEA una declaración "en solidaridad" con las naciones concernidas, en la que piden a la UE revisar su decisión, alegando sufrir "la peor crisis sanitaria y económica" por la COVID-19.

Publicidad

Almagro dijo compartir las inquietudes de los miembros de la OEA, "más allá del derecho de la UE a ejercer su jurisdicción" para mantener la estabilidad de su sistema financiero.

"Nos sumamos a la expresión de solidaridad y también instamos a la UE a entablar un diálogo significativo con los países afectados para brindarles la oportunidad de tener intercambios plenos y francos antes de la entrada en vigencia de esta norma", dijo.

"El hilo no se puede cortar por el lado más fino", agregó.

Almagro destacó los "indudables" esfuerzos de los países de la OEA para "combatir estos flagelos", y advirtió sobre las consecuencias económicas adversas de integrar este listado, que según dijo se verían exacerbadas en el contexto de la pandemia.

El representante de Barbados, Noel Lynch, rechazó el paso dado por la Comisión Europea como "insensible y prematuro" y pidió pasar de la "retórica" a la "acción" en términos de solidaridad global.

Invitado como observador, el delegado de la UE, Michael Curtis, recordó que la ley euorpea requiere identificar "deficiencias estratégicas", y subrayó que debido a la emergencia sanitaria la nueva normativa, que aún debe ser aprobada, recién se aplicará a partir del 1 de octubre.

"Tomamos nota de la declaración expresada hoy y las preocupaciones planteadas", dijo.

Durante la videconferencia, el embajador de Brasil, Fernando Simas Magalhães, señaló que el país es miembro del Grupo de Acción Financiera de América Latina (Gafilat) y llamó a "no bajar la guardia en el combate al lavado de activos" a pesar de la pandemia.

Estados Unidos fue más lejos y expresó su desacuerdo con la declaración, considerando que la OEA no es el foro adecuado para este debate, ni la discusión debe vincularse con la pandemia.

"Creemos que este problema se maneja mejor de forma bilateral entre los países interesados y la UE", dijo el delegado estadounidense, Alexis Ludwig.

La declaración, firmada por Bahamas, Barbados, Belice, Costa Rica, Granada, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, República Domninicana, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía y Trinidad Tobago, no fue sometida a votación, por lo que constará en actas como presentada pero no será considerada una iniciativa de la OEA.

Publicidad

Publicidad