El equipo de negociación de 21 integrantes del Talibán está encabezado por su juez presidente Abdul Hakim

AP

Las muy esperadas negociaciones de paz entre el Talibán y el gobierno afgano están programadas a dar inicio el sábado en Qatar, informaron el Talibán y el Ministerio del Exterior qatarí el jueves.

El encuentro —conocido como las negociaciones intraafganas— fue trazado en un acuerdo de paz que Washington negoció con el Talibán y firmó en febrero, también en Qatar, donde el Talibán mantiene una oficina política. En ese entonces, el acuerdo fue considerado como la mejor oportunidad de Afganistán para terminar una incesante guerra que lleva más de cuatro décadas.

Publicidad

Sediq Sediqqi, vocero del presidente afgano Ashraf Ghani, confirmó vía Twitter que su delegación estará en Doha, capital de Qatar, para las negociaciones.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, emitió un comunicado en que recibe de buena manera el inicio de las pláticas y dijo que éstas marcarán “una oportunidad histórica para que Afganistán ponga fin a cuatro décadas de guerra y derramamiento de sangre”.

Publicidad

“El pueblo de Afganistán ha cargado la guerra por demasiado tiempo”, resaltó Pompeo.

Ese acuerdo que Washington firmó con el Talibán pretende terminar la prolongada guerra de Afganistán y regresar a las tropas estadounidenses a casa, mientras que las negociaciones intraafganas habrán de trazar una hoja de ruta para una sociedad posterior a la guerra en territorio afgano.

Se espera que el encuentro sea un proceso difícil, ya que ambas partes pasan apuros para poner fin a la guerra y los combates, y debaten las formas de proteger los derechos de mujeres y grupos minoritarios. El destino de decenas de miles de elementos armados del Talibán, así como el de las milicias leales a los caudillos aliados del gobierno, también estará en la agenda, al igual que las reformas a la Constitución de Afganistán.

El retiro de las tropas estadounidenses no depende del resultado de las negociaciones, sino de los compromisos aceptados por el Talibán en el acuerdo con Estados Unidos para combatir a otros grupos rebeldes, específicamente el grupo Estado Islámico, y para garantizar que Afganistán no sea usado como punto de operaciones para ataques contra Estados Unidos o sus aliados.

Washington y la OTAN de antemano han iniciado el retiro de las tropas y se prevé que para noviembre, las fuerzas estadounidenses cuenten con menos de 5.000 elementos aún en Afganistán.

El equipo de negociación de 21 integrantes del Talibán está encabezado por su juez presidente Abdul Hakim e incluye a 13 miembros del consejo dirigente de la fuerza insurgente.

Publicidad

Publicidad