Lenin Moreno, presidente de Ecuador

AP - Associated Press

El gobierno del presidente Lenín Moreno decidió congelar el salario básico de Ecuador en 400 dólares mensuales para el próximo año debido a los efectos de la pandemia de coronavirus sobre el aparato productivo y la economía, duramente golpeados por el riguroso confinamiento que los ciudadanos cumplieron por cuatro meses.

Durante las últimas semanas, delegaciones de empresarios y trabajadores se reunieron para negociar la fijación de un nuevo salario. Los primeros argumentaban que debían mantenerse porque cualquier elevación podía desembocar en nuevos despidos, mientras que los segundos exigían 100 dólares de incremento.

Publicidad

Durante este año se han registrado alrededor de 350.000 despidos, fundamentalmente por la paralización del 70% del aparato productivo nacional.

A causa de las diferencias entre empresarios y trabajadores, la decisión quedó en manos del gobierno, cuyo ministro de Trabajo, Andrés Isch, afirmó que el régimen asumió la responsabilidad de compensar a los trabajadores que ganan el salario básico “y pagará directamente en el primer trimestre del 2021 un solo pago a los trabajadores... 60 dólares” y 100 dólares a quienes hayan perdido su empleo.

Publicidad

El sindicalista Jose Villavicencio dijo que las autoridades deben entender que el pueblo ecuatoriano “no quiere compensaciones, no quiere bonos, quiere empleo y un salario digno”.

“Sin duda esto ratifica que el gobierno quiere resolver la crisis metiéndole la mano al bolsillo de las familias ecuatorianas y sigue premiando a los grandes grupos económicos”, agregó.

El año pasado el salario básico subió 6 dólares, decisión que entre otros parámetros toma en cuenta la inflación y el desempeño de la economía.

Publicidad

Publicidad