BERLÍN Internacionales - 

Arzobispo de Colonia presenta su renuncia al papa Francisco

La arquidiócesis de Colonia dijo que el papa Francisco tomaría su decisión sobre la renuncia del arzobispo Woelki "oportunamente".

Un destacado arzobispo de la Iglesia Católica, que enfrentó fuertes críticas por su manejo del escándalo de abusos sexuales por parte de sacerdotes, dijo el miércoles que ha presentado su renuncia al papa Francisco al regresar de una “licencia espiritual” que le concedió el pontífice.

El cardenal Rainer Maria Woelki, arzobispo de Colonia, envió una extensa carta a los fieles en la que dijo que no regresaba “sin cambios, como si nada hubiese sucedido durante este tiempo”.

Woelki se ha vuelto una figura profundamente polarizadora en la iglesia alemana. En septiembre el Vaticano dijo que había resuelto conservarlo en el puesto, pero que le concedería al cardenal una licencia de varios meses después que éste cometió lo que llamó “graves errores” de comunicación.

En su carta a los fieles, Woelki dijo que ha “reflexionado y meditado” acerca de sus acciones y la situación en la arquidiócesis.

Dijo que “puse mi servicio y mi oficio como arzobispo de Colonia a disposición del Santo Padre para que pueda decidir con libertad qué es lo mejor para el bien de la iglesia”.

La arquidiócesis de Colonia dijo que Francisco tomaría su decisión sobre la renuncia de Woelki “oportunamente”, sin entrar en detalles.

Woelki dijo que la licencia fue necesaria porque padecía “agotamiento físico y mental”. Pidió a los fieles que “me den —no, que nos den— otra oportunidad”.

Un informe por encargo del arzobispo, emitido en marzo, halló 75 casos en que ocho jerarcas, incluido el predecesor de Woelki, fallaron a sus deberes de investigar, denunciar o sancionar casos de supuestos abusos cometidos por clérigos y empleados legos y no supieron atender a las víctimas.

El informe absolvió a Woelki de negligencia en el cumplimiento de sus deberes legales con respecto a las víctimas de abusos. Posteriormente, el prelado dijo que había cometido errores en casos de denuncias de abusos sexuales, pero que no tenía intenciones de renunciar.

Woelki enfureció a muchos católicos locales al invocar razones legales para no divulgar un informe inicial sobre la reacción de la jerarquía cuando se acusó a sacerdotes de abuso sexual. Encomendó el nuevo informe, una investigación de 800 páginas basada en archivos de la iglesia, a una firma de abogados alemana.

FUENTE: Associated Press

En esta nota: