Managua Internacionales -  15 de julio 2021 - 09:00hs

La vicepresidenta de Nicaragua se considera víctima de "campañas injuriosas"

En las elecciones del 7 de noviembre próximo el presidente de Nicaragua busca extender por cinco años el poder que recuperó en 2007.

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, aseguró este jueves ser víctima de "campañas injuriosas", en medio de las críticas de la oposición y de parte de la comunidad internacional, que han incluido sanciones, contra el Gobierno de su marido, el presidente Daniel Ortega, a falta de cuatro meses para las elecciones en el país.

"Son modalidades de dominio sembrar pobreza, inestabilidad, promover campañas injuriosas, calumniosas, mentirosas, campañas mediáticas, noticias falsas por todas partes, promover lo que ellos creen que son golpes, pero no, no son golpes, fortalecen nuestra moral", dijo Rosario Murillo a través de medios del Gobierno.

La primera dama, quien no dijo nombres, señaló que las campañas son promovidas por "los imperialistas de la Tierra".

Nicaragua sufrió en 2018 una crisis, con numerosas manifestaciones antigubernamentales, que Daniel Ortega calificó de "golpe de Estado fallido".

"Han hecho que los pueblos del mundo, esos pueblos que pretenden seguir sometiendo abramos los ojos y el corazón, para crecer, para crecer y para, de pie, decirles, en todo momento y todos los días: somos pueblos libres, jamás volveremos a ser esclavos", continuó Rosario Murillo.

La vicepresidenta emitió sus palabras un día después de que el Gobierno de Canadá impusiera sanciones a 15 funcionarios y allegados del presidente nicaragüense, incluyendo a su hija Camila Ortega Murillo, quienes no podrán tener relaciones económicas con ciudadanos canadienses.

La decisión de Canadá llegó dos días después de que Estados Unidos anunciara restricciones de visado para 100 miembros del Poder Legislativo, fiscales, jueces y otros funcionarios del Judicial de Nicaragua, por supuestamente erosionar la democracia.

Daniel Ortega es señalado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de supuestos crímenes de lesa humanidad, tras las protestas que en 2018 dejaron al menos 328 muertes, de las cuales el mandatario reconoce 200.

En las elecciones del 7 de noviembre próximo el presidente de Nicaragua busca extender por cinco años el poder que recuperó en 2007, tras haber gobernado de 1979 a 1990.

En el marco del proceso electoral, las autoridades nicaragüenses han arrestado a los aspirantes presidenciales opositores Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro, Miguel Mora y Medardo Mairena, entre otros líderes contrarios a Ortega, que están siendo investigados por supuesta traición a la patria.

FUENTE: EFE