BEIRUT Internacionales - 

Líbano, FMI reanudan conversaciones sobre rescate financiero

Las conversaciones entre Líbano y el FMI comenzaron en mayo de 2020 y se suspendieron durante meses debido a un punto muerto político del pequeño país.

Las conversaciones entre el gobierno libanés y el Fondo Monetario Internacional sobre un plan de recuperación económica deberán lograr avances en las próximas dos semanas, dijo el sábado el primer ministro Najib Mikati.

La delegación del FMI reanudará el martes conversaciones con el gobierno en Beirut sobre la crisis económica que comenzó hace más de dos años, agregó Mikati en conferencia de prensa en Qatar, donde asiste al Foro de Doha.

Las conversaciones entre Líbano y el FMI comenzaron en mayo de 2020 y se suspendieron durante meses debido a un punto muerto político del pequeño país. Se reanudaron después de que Mikati tomara el puesto en septiembre, pero desde entonces no se logran avances.

Un importante punto de discordia en las conversaciones ha sido calcular la cantidad de pérdidas financieras. Pero el año pasado, el viceprimer ministro Saadeh Shami, quien dirige las conversaciones con el FMI, colocó las pérdidas del sector financiero en 69.000 millones de dólares.

“Con suerte tardará, calculo, dos semanas, y al final de las dos semanas podremos ver una luz diferente”, dijo Mikati sobre la próxima ronda de conversaciones. Líbano no tiene otra opción que llegar a un acuerdo con el FMI, añadió.

Mikati dijo que la crisis económica de Líbano, descrita por el Banco Mundial como una de las más graves que el mundo ha visto desde la década de 1850, ha empeorado debido a la guerra en Ucrania.

Mikati se negó a responder preguntas sobre los cargos de corrupción presentados por un juez contra el gobernador del banco central del país, Riah Salameh, cuando dijo que “no es el lugar adecuado para hablar sobre lo que pasa a nivel nacional”. Pero dijo que el caso de Salameh se solucionará en “la forma legal adecuada”, sin dar más detalles.

Mikati agregó que la guerra entre Rusia y Ucrania se ha convertido en “una nueva fuente de presión” para los países pequeños. Dijo que todo el trigo importado a Líbano provenía de Rusia y Ucrania y que el gobierno intenta garantizar la seguridad alimenticia para el pueblo de Líbano en el próximo año.

FUENTE: Associated Press

En esta nota: