Internacionales -  26 de mayo 2021 - 16:39hs

Lukashenko considera legal desvío de avión en Bielorrusia pero Europa y EEUU exigen investigación

Alexander Lukashenko aseguró que acusar a su gobierno de haber enviado un caza MiG-29 para forzar el aterrizaje del vuelo Ryanair era una "mentira absoluta".

El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, defendió este miércoles su decisión de interceptar un avión de pasajeros en el que viajaba un disidente, mientras que Europa, que empezó a aplicar un aislamiento aéreo contra Minsk, exigía junto a Estados Unidos una investigación internacional.

"Actué legalmente para proteger a la gente", dijo Lukashenko, en el poder desde 1994, en un discurso ante dirigentes políticos.

El dirigente aseguró que acusar a su gobierno de haber enviado un caza MiG-29 para forzar el aterrizaje del vuelo Ryanair era una "mentira absoluta".

Según él, su misión "era establecer la comunicación, acompañar el aterrizaje del avión de pasajeros en caso de urgencia".

"No hemos tomado la decisión. Según las reglas, las instrucciones, la decisión es tomada por el comandante", añadió, y afirmó que, excepto Minsk, "nadie quiso acoger el avión".

Son las primeras declaraciones del presidente desde que el vuelo de la compañía Ryanair, que volaba entre Atenas (Grecia) y Vilna (Lituania), fue desviado de su ruta por Bielorrusia, argumentando que había una alerta de bomba que finalmente resultó ser falsa.

Dos pasajeros, el periodista y opositor Román Protasévich y su novia Sofia Sapega, de nacionalidad rusa, fueron detenidos en Minsk antes de que el avión volviera a despegar, lo que provocó la condena internacional y sanciones de la Unión Europea (UE).

Para las autoridades bielorrusas, la presencia de este disidente en el avión es una mera casualidad. Pero para la Unión Europea, Estados Unidos y la oposición bielorrusa todo se organizó para que el avión aterrizara en Minsk y pudiera arrestarse al periodista.

Los miembros europeos del Consejo de Seguridad de la ONU más Estados Unidos pidieron en un comunicado conjunto "que la Organización Internacional de Aviación Civil investigue con urgencia" el desvío, que calificaron de "inaceptable y sin precedentes".

"Piratería aérea"

Como parte de las sanciones, la Unión Europea cerró el lunes su espacio aéreo a los aviones bielorrusos -Polonia lo oficializó este miércoles-. La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) recomendó evitar el espacio aéreo de Bielorrusia.

Este miércoles el gobierno de Lukashenko acusó a Francia de "piratería aérea" por haber negado su espacio aéreo a un avión bielorruso que cubría la ruta entre Minsk y Barcelona, obligándolo a dar la vuelta.

"Es un hecho absolutamente escandaloso y un acto inmoral. Honestamente, es prácticamente piratería aérea", afirmó el portavoz de la diplomacia bielorrusa, Anatoli Glaz.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, denunció la actitud "absolutamente inaceptable" de Minsk.

El disidente, de 26 años y al que el gobierno bielorruso acusa de estar implicado en "actividades terroristas", es exjefe de redacción del influyente medio opositor Nexta, que favoreció la movilización masiva de los bielorrusos durante las protestas de 2020, tras la polémica releección de Lukashenko.

La televisión bielorrusa difundió un video del joven, grabado en una prisión de Minsk, en el que se declaraba culpable, una confesión fruto de la coacción según sus familiares y los detractores del régimen.

Su padre, Dimitri Protasévich, dijo a la AFP que su abogado no había podido verlo y teme que esté en el hospital. "Creemos que su vida y su salud están en peligro", airmó.

El gobierno bielorruso ya había sido objeto de sanciones occidentales por la represión de las manifestaciones de 2020 contra la reelección de Lukashenko, que la Unión Europea considera fraudulenta y no reconoce.

"Líneas rojas"

Lukashenko criticó este miércoles a sus "adversarios del extranjero y de dentro del país". "Han traspasado una multitud de líneas rojas, han ido más allá de los límites del entendimiento y de la moral humana", afirmó.

Denunció además que su país es "escenario de experimentos que luego irán hacia el Este". Ha dicho en varias ocasiones que, tras él, el siguiente en la lista de los occidentales es el presidente ruso, Vladimir Putin, su principal aliado.

Rusia considera que no hay razones de dudar de la versión de los hechos de Lukashenko, aunque fue mesurado en sus comentarios.

La portavoz de la diplomacia rusa, María Zajarova, criticó las acusaciones de complicidad de Moscú en este asunto, denunciando "interpretaciones fantasiosas" y pidió una "investigación objetiva" del incidente.

Las autoridades bielorrusas afirman que la amenaza de bomba que obligó al desvío del avión era del movimiento islamista palestino Hamás.

La transcripción de los diálogos entre los controladores y el piloto muestran que las autoridades insistieron para que el avión aterrizara en Bielorrusia y no en un país vecino.

FUENTE: AFP