Internacionales -  17 de enero 2022 - 06:25hs

Navalni "no se arrepiente" de nada, un año después de su arresto al volver a Rusia

Su arresto supuso el punto de partida de una ola de represión contra la oposición, la prensa y la sociedad civil consideradas criticas con el presidente ruso, Vladimir Putin.

El principal opositor ruso, Alexéi Navalni, aseguró este lunes que "no se arrepiente ni un segundo" de haber regresado a Rusia, donde hace un año fue detenido, e instó a sus compatriotas a "no tener miedo".

"Lo he hecho y no me arrepiento ni un segundo", escribe en las redes sociales, sobre su lucha contra el Kremlin y su retorno al país, donde corría el riesgo de ser arrestado, tras meses de convalecencia en Alemania.

Su arresto supuso el punto de partida de una ola de represión contra la oposición, la prensa y la sociedad civil consideradas criticas con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Navalni, antes omnipresente en las manifestaciones y en las redes sociales, sólo se expresa ahora con mensajes escritos en línea que divulgan sus abogados.

"Tras un año en prisión, les digo (...) lo que ya dije ante el tribunal: no tengan miedo", agregó el opositor. "Es nuestro país, y no tenemos otro".

Navalni fue víctima de un envenenamiento en agosto de 2020, del que acusó al Kremlin. Fue detenido apenas regresó a Rusia el 17 de enero de 2021, tras meses de hospitalización y convalecencia en Alemania.

La publicación de este lunes está acompañada por una foto del opositor, ataviado con el uniforme de detenido, en compañía de su esposa Yulia.

Otra vez ante la justicia

Este lunes Navalni volvió a aparecer en video en un tribunal de distrito de Petushki, de la región de Vladimir, donde el opositor está encarcelado, según imágenes de la cadena independiente en línea Dojd.

Esta vez, lo hizo por dos querellas que interpuso contra la administración penitenciaria.

Las querellas examinadas se refieren al pago de ingresos ganados en detención y a su retirada de una lista de detenidos considerados como "propensos al extremismo y al terrorismo", según Dojd.

Navalni participó en la audiencia, a través de videoconferencia, encerrado en una célula y ataviado siempre con un uniforme de detenido, según imágenes de esta cadena.

Al principio se le escuchó decir "¿por dónde empezamos?" y "buenos días".

El activista, de 45 años, purga una pena de dos años y medio en una colonia penitenciaria a unos cien kilómetros de Moscú por un caso de fraude, que él califica de "político".

Pero también está amenazado por una condena por "extremismo", lo que supondría que tendrá que pasar muchos años en prisión.

A la represión de su movimiento siguió una creciente presión contra los medios de comunicación críticos con el Kremlin y contra las oenegés, a las que se tildó de "agentes extranjeros", un estatuto que dificulta su trabajo y los enfrenta a graves problemas legales.

En diciembre, la emblemática organización Memorial, pilar de la defensa de los derechos humanos en Rusia, fue prohibida.

La semana pasada, los dos principales colaboradores de Alexéi Navalni fueron añadidos a la lista de "terroristas y extremistas" de las autoridades,

A partir de ahora, Ivan Jdanov y Leonid Volkov, ambos exiliados fuera de Rusia, son considerados como "terroristas y extremistas", según la lista del servicio ruso de inteligencia financiera, Rosfinmonitoring, consultada por la AFP.

Los dos opositores, de 33 y 41 años, estaban encargados del Fondo de Lucha contra la Corrupción (FBK) de Navalni y de la red regional de su organización, hasta que éstas fueron prohibidas por la justicia rusa en junio de 2021.

La sentencia contra Navalni provocó una ola de condenas internacionales y nuevas sanciones occidentales contra Moscú.

En apoyo, el Parlamento Europeo le concedió en 2021 el Premio Sájarov en defensa a la libertad de conciencia.

FUENTE: AFP

En esta nota: