Yemen Internacionales -  22 de junio 2021 - 14:46hs

Noventa muertos en dos días en la batalla de Marib en Yemen

El norte de Yemen, sumido en una grave crisis humanitaria derivada del conflicto, está mayoritariamente en manos de los rebeldes, que también controlan Saná.

Nuevos combates entre fuerzas gubernamentales y rebeldes hutíes en la provincia de Marib, en el norte de Yemen, causaron 90 muertos en los últimos dos días, indicaron este martes a la AFP fuentes militares leales al gobierno.

Los hutíes, apoyados por Irán, lanzaron en febrero una ofensiva para intentar apoderarse del último bastión de poder del gobierno en el norte del país, en guerra desde hace seis años.

El norte de Yemen, sumido en una grave crisis humanitaria derivada del conflicto, está mayoritariamente en manos de los rebeldes, que también controlan su capital Saná.

Las fuerzas progubernamentales desbarataron los ataques hutíes en varios frentes al norte de la ciudad de Marib, capital de la provincia homónima, después de combates que causaron 63 bajas rebeldes y 27 leales al gobierno, indicaron fuentes militares de este último bando.

La situación en Marib, zona rica en petróleo, se apaciguó en las últimas semanas en el marco de las maniobras diplomáticas desplegadas por la ONU y Estados Unidos para alcanzar un alto el fuego.

Pero los ataques rebeldes son cada vez más "frecuentes" en los últimos días, indicó un responsable del gobierno, respaldado por una coalición militar dirigida por la Arabia Saudí sunita, vecina de Yemen y gran rival regional del Irán chiita.

El sábado, murieron 47 personas en esta batalla, según fuentes progobierno.

Los rebeldes no suelen informar de las bajas sufridas en batalla.

La guerra en Yemen ha matado desde 2014 a decenas de miles de personas, según distintas organizaciones humanitarias. Más de dos tercios de los 30 millones de habitantes dependen de la ayuda internacional, golpeados por lo que la ONU ha calificado como la peor crisis humanitaria del mundo en la actualidad.

El ministro saudí de Asuntos Exteriores, Faisal bin Farhan, declaró en una rueda de prensa el martes en Viena que su país quería "parar la guerra y apostar por una vía política" y lamentó que los hutíes no aceptaran la oferta de alto el fuego.

Estos condicionan el cese de hostilidades a que Arabia Saudí levante el bloqueo aéreo y marítimo que impone a su país.

La semana anterior, el emisario de la ONU para el Yemen, Martin Griffiths, reconoció el fracaso de los esfuerzos diplomáticos para terminar con la guerra tras una misión de tres años.

FUENTE: AFP

En esta nota: