Empresa estadounidense acepta acuerdo para indemnizar afectados del bus 8B-06. Foto/Telemetro Reporta

Irma Rodríguez Reyes

La empresa estadounidense Northcutt y los afectados por el incendio en el bus 8B-06 llegaron a un acuerdo para una indemnización, anunció este lunes el abogado Víctor Martínez, representante legal de sobrevivientes de la tragedia ocurrida el 23 de octubre de 2006.

"En el mes de julio llegamos a un principio de acuerdo, estamos preparando los documentos para que ellos firmen, estamos haciendo esfuerzos para que eso se dé antes del 23 de octubre", explicó Martínez, quien calificó el resultado del proceso llevado en Estados Unidos, como una "enorme bofetada" a la justicia panameña que en 2010, no reconoció responsabilidad del Estado en este caso.

Publicidad

La empresa Northcutt es la comercializadora del gas refrigerante HC-12A, cuyas partículas químicas fueron halladas por peritos tras la explosión e incendio del bus 8B-06, también conocido como el bus de la muerte. Esta empresa y la fabricante del gas fueron demandadas en 2008 por una firma estadounidense ante un Tribunal de Kansas, Estados Unidos, después de conocer del siniestro ocurrido en Panamá.

Irán a tribunales de Derechos Humanos

Entre los afectados presentes en este anuncio estuvieron los sobrevivientes, Lidia Atencio y Luis Contreras, además de Noemí Castillo quien perdió a su madre y hermana menor en la tragedia.

Contreras quien sufre hoy las secuelas de las quemaduras en su cuerpo, expresó que con los mismos expedientes que pelearon en Panamá, ahora han ganado el proceso en Estados Unidos y "vamos a demandar ante los organismos de Derechos Humanos", aseguró.

Por su parte, la enfermera Atencio, mostró su satisfacción por la decisión y manifestó que el triunfo de los afectados en la justicia estadounidense viene a ser una "cachetada" al Gobierno de Panamá.

Durante este anuncio, el abogado Martínez, quien también es autor del libro: "Crónica de una tragedia anunciada", hizo entrega de una donación por B/.5,010.00 para la Asociación Panameña de Ayuda al Niño Quemado (Apaniquem) que atendió en su momento a la enfermera Atencio y a Contreras, quienes por la gravedad de sus quemaduras requerían una atención especial que solo era brindada por esta fundación.

El próximo 23 de octubre se cumplen doce años del incendio del bus que transitaba en la ruta Mano de Piedra-Corredor Norte, y por el que resultaron muertos 18 pasajeros que quedaron atrapados en un vehiculo que utilizaba un gas refrigerante prohibido en Estados de Unidos desde 1990 y que ni siquiera contaba con salidas de emergencia.

Publicidad