Programa Estudiar sin hambre beneficiará a estudiantes de 500 centros educativos en el primer año

Nimay González

Un total de 500 centros educativos oficiales serán beneficiados durante el primer año de implementación del programa Estudiar sin Hambre, según destacó este jueves el presidente de la República, Laurentino Cortizo.

A través de esta iniciativa se tiene como objetivo brindar un almuerzo caliente a los estudiantes, menús nutricionales y mediciones de peso y talla, esto a través de la compra de productos alimenticios nacionales de calidad. Esto se sumará al actual programa de nutrición del Ministerio de Educación que provee leche, galleta nutritiva y crema.

Publicidad

El Ministerio de Educación explica que posteriormente, el programa Estudiar sin Hambre será ampliado a las más de 1,800 escuelas de los 300 corregimientos más pobres del país, incluidas en el Plan Colmena, detallando que actualmente se está ejecutando el plan piloto de este programa en cuatro escuelas y se prevé que se extienda hasta mediados de enero, con el acompañamiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Por otro lado, durante su informe de gestión, Cortizo resaltó los avances de la la Academia Panamá para el Futuro, que brindará oportunidades a los estudiantes con mejor rendimiento académico de las 16 regiones educativas del país y que ofrecerá, además del Bachillerato en Ciencias, un Bachillerato Internacional para 90 estudiantes.

Además, más de 400 estudiantes de la comarca Ngäbe Buglé recibirán durante el mes de enero, un curso propedéutico por profesores de la Universidad Autónoma de Chiriquí (Unachi), que le permitirá ingresar a carreras científicas. Una vez finalizado el curso la Unachi proporcionará 20 cupos para la Escuela de Medicina, 30 cupos para la Facultad de Enfermería y otras plazas adicionales para Farmacia, Nutrición y Tecnología Médica.

Con el propósito de rescatar a los estudiantes desertores del sistema educativo y establecer un sistema de alertas, se implementará el programa Jóvenes con Oportunidades, el cual brindará las siguientes ofertas académicas: bachilleratos acelerados, semipresenciales, virtuales y por suficiencia para brindarles la oportunidad de concluir sus estudios de educación premedia y media.

Asimismo, el Ministerio de Educación implementará el Plan Nacional de Lectura y Escritura, que consta de la dotación de libros para hacer bibliotecas de aulas para despertar el hábito de la lectura; incluye la repartición de 68 mil guías para estudiantes de primer en las regionales; la entrega de más de un millón de libros de cuentos de kínder a sexto grado, a un costo de 7.5 millones de balboas; 2 millones de guías para docentes y estudiantes durante el quinquenio, por un monto de 3.5 millones de balboas; y la distribución de 14 mil ejemplares de libros de cuentos, poemas y canciones de cultura emberá, ngäbe, wounaan y afropanameña y 800 juguetes con pertinencia cultural, donados por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

“La meta al 2020 es que todos los estudiantes de 1° a 3° de primaria tengan guías de Español, Matemáticas y Ciencias Naturales. Este programa incluye también 24 mil cajas para docentes de primaria que contienen: útiles y materiales de trabajo. Serán entregados durante la jornada de organización escolar 2020. Su costo es de medio millón de balboas”, resalta el Meduca.

Con relación al perfeccionamiento docente, el Ministerio de Educación inició un proceso de transformación con los cuatro centros públicos de formación del educador, empezando con 35 becas doctorales al extranjero para sus profesores (Udelas, Unachi, Universidad de Panamá y el Instituto Normal Superior Juan Demóstenes Arosemena).

Mientras que en materia de infraestructura educativa, de julio a la fecha, se atendieron 1,244 centros educativos para garantizar su óptimo funcionamiento y culminación del año lectivo; y será implementado el Plan de Mantenimiento Unidos en mi Escuela, cuya inversión asciende a más de 18 millones de balboas y busca impactar a 1,163 centros educativos, con el fin de tenerlos con las condiciones básicas para el inicio de clases. Esta acción se coordina a través de las juntas comunales.

Publicidad