Panamá Nacionales -  31 de enero 2022 - 10:38hs

Reformas al Código Procesal Civil buscan que procesos sean más expeditos y dar respuesta en tiempos razonables

"Tenemos que aportar a que haya más capacidad instalada, más productividad, que se mejoren los tiempos de respuesta en esta jurisdicción", dijo el magistrado Olmedo Arrocha.

Nimay González
Por Nimay González

El magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Olmedo Arrocha, señaló este lunes que las reformas que se están impulsando al Código Procesal Civil, tienen como finalidad lograr que los procesos sean más simples, expeditos y dar respuesta en tiempos razonables, así como crecer en competitividad.

“Desde el punto de vista contable, desde el punto de vista financiero a algunas empresas y a las personas les es traumático, les cuesta económicamente el tiempo que demora en el sistema sus proceso, por eso es que tenemos que aportar a que haya más capacidad instalada, más productividad, que se mejoren los tiempos de respuesta en esta jurisdicción… la CSJ está apostando a una transformación del modelo de gestión”, indicó Arrocha.

Magistrado Arrocha explica reformas al Código Procesal Civil, Carrera Judicial y otros temas

Explicó que actualmente, la jurisdicción Procesal Civil representa el 30% de todas las demandas del servicio de administración de justicia, siendo la segunda jurisdicción con más demandas, y los procesos pueden demorar entre 7 a 8 años.

Detalló que entre las novedades que se estarían contemplando se encuentra en el modelo de gestión pasar de la escrituralidad a intervenir el proceso con oralidad estratégica, aclarando que no sería una oralidad de todo el proceso, sino de introducir en algunos paso del proceso algunas audiencias para que de manera eficaz se puedan concentrar muchas discusiones que hoy en día tienen entorpecen y empantanan el flujo del proceso.

Asimismo mencionó el tema de la literalidad de las medidas cautelares, con lo cual el juez podrá tener la tener la facilidad y las herramientas procesales para poder filtrar “que no se trate de una necedad, que no se trate de una demanda inepta, de que haya una causa probable que el sistema realmente deba intervenir para resolver un conflicto y que no se trate de una medida de opresión y de intimidación y dominación a la contraparte en donde posiblemente el que lleve la ventaja es el que más recursos económicos tenga”.