SAN JOSÉ Tecnología -  22 de marzo 2014 - 14:17hs

La animación costarricense busca su expansión más allá de sus fronteras

El sector de animación digital costarricense busca desmoronar las fronteras de un "país pequeño" y conquistar nuevos mundos en el ámbito multimedia aportando una mezcla de creatividad, ingenio e imaginación.

En Costa Rica, poco a poco las empresas audiovisuales han ingresado en el ámbito de la producción multimedia y están empezando a forjar un camino en el exterior, donde sienten que está el futuro y las mejores oportunidades.

"Somos un país pequeño, pero la animación y la multimedia son mucho más que eso. Estamos abriendo espacios, pero aún nos queda muchísimo camino por delante, las espectativas son bien interesantes, y hemos estado viendo que en América Latina también se está generando mayor protagonismo", manifestó a Efe el presidente de Studio Flex, Osvaldo Sequeira.

Junto a Studio Flex, otras tres empresas costarricenses de animación digital (Happy Dog Games, Marte Studio y Morpho Animation Studio) negocian con distribuidores y estudios internacionales tras participar en la Cumbre Mundial de Contenido y Entretenimiento Infantil, celebrada del 9 al 12 de febrero pasado en Nueva York.

"Estos son productos de exportación que no existen y eso es sumamente importante para Costa Rica porque estamos tratando de generar una industria de economía limpia", expresó Sequeira.

En el caso específico de Studio Flex, lleva 14 años en el mercado y cuenta con una nómina de 15 personas, entre ellos animadores 2D y 3D, e ilustradores.

Sus proyectos han llegado interesar a la cadena internacional de dibujos animados Cartoon Network, que estudia la adquisición de las series animadas "El circo de pulgas" y "Outopus", que son propiedad intelectual 100 % costarricense.

Ambas son de entretenimiento para niños, de corta duración y divertidas.

"Outopus" trata de unos pulpos que viven en una pecera y su día consiste en tratar de escapar, mientras que la otra serie relata las aventuras de unas alocadas pulgas que tienen que satisfacer a su público en el circo, pero son tan inquietas que difícilmente lo logran.

La imaginación y la creación fue fundamental en ese proceso porque la mezcla de arte y tecnología, no es tan fácil como algunos pensarían que es.

Según explicó a Efe el presidente de la Cámara de Tecnologías de Información y Comunicación (Camtic), Alexander Mora, el sector animación es complejo porque se necesita gestionar artistas.

Esto significa contar con alguien que escriba el guión, dibuje, cuente una historia, construya un escenario y luego como cereza en el pastel, se le pueda introducir tecnología.

"Gestionar el arte y la tecnología es muy difícil y toda esta complejidad no queda ahí, porque también estamos en un mercado muy pequeño, así que todas las empresas que se dediquen a eso tienen que acceder a grandes redes globales donde toman el contenido y distribuyen", manifestó Mora.

Mora, quien además es vicepresidente de la Federación Internacional de Asociaciones de Multimedia (FIAM), dijo que este fenómeno ha ido tomando fuerza en países de Latinoamérica, como Colombia, Argentina, Guatemala y Uruguay.

"Todas estas son empresas pioneras que están integrando arte con tecnología, y no son parte de esos grandes emporios mundiales, como Estados Unidos o Asia", indicó.

Para Mora, los dos disparadores que han hecho que estas actividades tengan más auge ha sido la fácil movilidad y la conectividad permanente que tienen las personas con la tecnología, que además permite una productividad mayor.

Según la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), el país ha intensificado su participación en esta industria, basándose en tres grandes áreas; la animación de entretenimiento, para publicidad y desarrollos inmobiliarios.

En este sector, poco explorado en Costa Rica, actualmente Camtic tiene registradas cerca de 30 empresas, aunque algunas se dedican a la creación de vídeo juegos.