Contamos con el único programa de derrame cerebral en Centroamérica desarrollado bajo la guía de Johns Hopkins Medicine International.