Woods en su práctica previa en Augusta

Agencia AFP

AUGUSTA, EEUU, (AFP) - Estimulado por su reciente victoria en un torneo del circuito de la PGA, primera desde el 2009, el estadounidense Tiger Woods encara el Másters de Augusta que arranca el jueves con la experiencia de haber transitado desde la cresta del triunfo hasta el abismo de la derrota.

El listado de 97 maestros del golf que se dan cita en esta edición es el más grande en la historia de Augusta, e incluye a representantes de 18 países, con el argentino Angel Cabrera, campeón de Augusta en 2009, como único representante de América Latina.

Publicidad

El 'Tigre' Woods dio un rugido de alerta a sus rivales hace dos semanas cuando ganó el torneo Arnold Palmer Invitational de Orlando (Florida), su primer título grande desde el 15 de noviembre de 2009, cuando ganó el Másters de Australia.

"Ese torneo me sirvio para ponerme a punto, haciendo los ajustes necesarios en mi juego, y eso es una buena señal para Augusta", dijo Woods. "Entiendo cómo jugar en el campo Augusta National y es sólo una cuestión de ejecutar el plan de juego".

Publicidad

En su primera victoria en dos años y medio, Woods mostró la forma que le llevó a ganar 14 títulos de torneos del Gran Slam, a sólo cuatro de la marca que ostenta su legendario compatriota Jack Nicklaus.

Como en sus mejores tiempos, Woods se hizo de la punta del certamen floridano desde la segunda ronda y no cedió terreno en las restantes jornadas, pese a las adversas condiciones meteorológicas y la presión de rivales de mérito.

"Estoy muy contento, no hay duda. Todo está ocurriendo en el momento adecuado, la oscuridad ha quedado atrás", reveló en una entrevista reciente a una cadena radial el estadounidense de 36 años.

Tras su victoria en Australia en 2009, Woods empezó a caminar por un sendero espinado, iniciado con un trivial accidente de auto que hizo estallar el escándalo sexual que a la postre arruinó su matrimonio y afectó su carrera, haciéndole perder la posición de número uno mundial y patrocinadores importantes.

Los rivales principales de Woods en Augusta, el inglés Luke Donald y el norilandés Rory McIlroy, números uno y dos del ranking mundial, han tomado nota del regreso del estadounidense, y se prepararan para enfrentarlo en un campo de Augusta que el Tigre considera como sus predios.

Woods ha ganado la famosa 'Chaqueta Verde' que se entrega al campeón de ese torneo en cuatro ocasiones (2005, 2002, 2001 y 1997), y ahora, con una libras de más luego de su última victoria en este campo, advierte a los organizadores que le hagan algunos ajustes a la prenda.

Empero, McIlroy le enfrenta desde la confianza que da la juventud, y dice estar bien preparado para ganar su primer Másters.

"Siempre he sido un tipo muy seguro, pero creo mucho más en mí ahora, cuando voy en la recta final. Definitivamente no dudo de mí tanto como solía hacerlo", aseguró el joven de 22 años.

McIlroy, que cedió el número uno de la PGA a Luke Donald, espera salvar el margen de apenas 15 centésimas de punto que le separan del inglés para recuperar la posición de privilegio.

No obstante, ambos deberán cuidarse de Woods, quien luego de su victoria en Orlando remontó posiciones en el listado élite para subir hasta el sexto puesto, a sólo 4,27 puntos de Donald.

Pero, mientras el número uno pasa casi inadvertido a los medios durante sus entrenamientos, Woods y McIlroy son seguidos por una marea de medios, acaparan portadas de revistas y se roban un show mediático que no se daba en Augusta desde los tiempos en que el 'Tigre' de la PGA mandaba en el circuito.

Otros con posibilidades de ganar, y que no quitarán ojo al trio de favoritos, son el inglés Lee Westwood (N.3 PGA) y el estadounidense Steve Stricker (N.5).

El pelotón de habla hispana incluye además a cinco españoles, encabezado por el veterano José María Olázabl, bicampeón de Augusta en 1999 y 1994.

Publicidad

Publicidad