Cardi B con su marido Offset

SHOWBIZ

La rapera Cardi B es consciente de que la infancia de su hija Kulture, fruto de su matrimonio con Offset, será muy diferente a la suya. En primer lugar, su pequeña está creciendo en una mansión con muchas más comodidades que el pequeño apartamento del Bronx de su bisabuela, donde su famosa madre pasó muchas horas de niña. Además, con dos de las estrellas del rap más importantes del momento como padres, Kulture tiene prácticamente garantizado su futuro en el plano financiero.

"Mi hija salió de mí siendo ya rica. Lleva un estilo de vida muy diferente al mío a su edad. Ella juega en una piscina todos los días, y yo apenas sé nadar porque no iba nunca a la piscina", ha recordado Cardi en una nueva entrevista a Billboard.

Publicidad

Su mayor preocupación es que Kulture crezca en una especie de burbuja, sin contacto con la realidad, y acabe pensando que está por encima del bien y del mal, sobre todo porque, con su color de piel, esa actitud podría resultar muy peligrosa.

"Quiero que tenga muy claro que todo el dinero del mundo no significa que también vaya a tener todos los privilegios. Su padre y yo hemos vivido experiencias muy malas con la policía, y eso que somos ricos y famosos. Es importante que sepa que ella no va a ser una excepción. También quiero que sea una persona compasiva y no quiero que acabe creyendo que las normas no se le aplican como a los demás", ha añadido.

Por otra parte, Cardi sabe que llegará un día en que su hija pueda leer los comentarios negativos acerca de su familia en internet y no descarta seguir el ejemplo de otra celebridades, que le consta que contratan a expertos conocidos como 'life coach' para que ayuden a sus retoños a lidiar con la presión mediática y con la fama que heredan.

"Lo único que me importa es que sepa que es preciosa", ha concluido.

Publicidad