Johannesburg Internacionales - 

El polígamo presidente sudafricano Zuma vuelve a casarse

JOHANNESBURG, ( AFP ). El polígamo presidente sudafricano Jacob Zuma se apresta, a los 70 años, a celebrar este fin de semana su sexto matrimonio, con lo que se convierte así en esposo de cuatro mujeres y reactiva la polémica sobre sus aficiones y su tren de vida como jefe de Estado.

Vestido con las tradicionales pieles de leopardo, el mandatario sudafricano se casará con su novia de hace años, Bongi Ngema, en una ceremonia que se realizará en su aldea natal de Nkandla, en la región zulú. Ngema será su cuarta esposa, ya que Zuma se divorció de una de ellas y es viudo de otra.

" Será una ceremonia privada. Sólo sé que se celebrará esta semana, pero no tengo otros detalles ", dijo el portavoz de la presidencia, Mac Maharaj.

Este matrimonio de Zuma será el tercero en poco más de cuatro años y el segundo desde su llegada al gobierno, ya que la Constitución autoriza la poligamia en el marco del derecho consuetudinario, aunque el derecho común no la reconozca.

En sus casamientos precedentes, se pudo ver a Zuma, padre de 21 hijos, bailando con sus ropas zulú tradicionales, y esas imágenes del mandatario impactaron más en el extranjero que su propia gestión al frente de la mayor potencia económica africana.

En Sudáfrica, el anuncio de su nuevo casamiento fue recibido sin el menor entusiasmo por una opinión pública desencantada ante el comportamiento de varios veteranos de la lucha contra el apartheid, por los casos de corrupción y por el aumento de las desigualdades.

El casamiento fue anunciado por la prensa con títulos irónicos. " Zuma se casa... otra vez ", apuntó un diario. " Esperamos que sea la última", estampó otro.

" El mayor problema con sus matrimonios es que el contribuyente paga una parte de los gastos", criticó un editorialista del diario The Sowetan, además de denunciar el mensaje " poco ejemplar " enviado en un país donde la sexualidad con múltiples personas facilitó el camino a una epidemia de sida.

" Es como si enviara un mensaje de: 'hagan lo que yo digo, pero no lo que yo hago' ", apuntó el diario. " Es difícil ver como podrá dar a sus hijos la atención que necesitan", sostuvo, y añadió que "su comportamiento podría dar la impresión de que se interesa más por el placer que por gobernar el país ".

La presidencia trató de evitar la polémica con un comunicado en el que afirmó que el presidente pagará la fiesta con sus propios medios.

La nota también precisó que " las esposas no eran remuneradas por el Estado " y que los gastos de la educación de sus hijos no saldrían de las arcas públicas.

Sin embargo, el comunicado no impidió la polémica. En un país donde el 40% de la población vive en un pobreza indigna de las esperanzas nacidas hace 18 años con la caída del apartheid, el ritmo de vida del presidente hiere el sentido común.

" La línea oficial es que no cuesta más caro el hecho de que el presidente tenga varias esposas, pero si miramos los números la factura aumentó ", comentó Lucy Holbron, directora de investigaciones del Instituto Sudafricano para las Relaciones Raciales.

El presupuesto para las esposas del presidente prácticamente se duplicó en el año 2009, cuando Zuma llegó al poder, y alcanzó los dos millones de dólares.

" Esto se suma a la imagen de despilfarro del dinero público por parte del gobierno, y es seguramente el mayor problema que esto plantea, más que la poligamia ", dijo Holbron.

FUENTE: Agencia AFP

En esta nota: