Agencia AP

DRESDE, Alemania (AP). Familias desesperadas fueron rescatadas de los tejados por helicópteros, los torrentes arrastraron los autos y los diques fallaron sin aviso el miércoles mientras las inundaciones azotaban Europa central y la convertían en un enorme mar interior.

Decenas de miles de personas tuvieron que ser evacuadas en Alemania y la República Checa y plantas químicas a lo largo de los poderosos ríos Danubio y Elba se apresuraron a cerrar. Funcionarios locales, las tropas federales y los trabajadores de emergencia a lo largo de una vasta región se apresuraban a hacer preparativos o luchaban para enfrentar las aguas que rugían mientras avanzaban río abajo.

Publicidad

Cerca de la ciudad alemana de Deggendorf, al sureste del país, dos diques se rompieron en los ríos Danubio e Isar y sus furiosas aguas envolvieron casas cercanas. Una autopista del sur de Alemania desapareció bajo las aguas turbias, que arrastraron los coches, y sólo la parte superior de algunos camiones se asomaba por encima de las aguas.

Las familias subieron a sus tejados y fueron trasladadas a un lugar seguro.

Publicidad

"Esta es una situación absolutamente peligrosa para la vida", dijo el bombero Alois Schraufstetter. "Las casas están sumergidas hasta 3 metros (10 pies) en el agua".

Cuatro campesinos fueron rescatados a último momento por un puente aéreo con helicópteros cuando las inundaciones anegaban su tractor, aseguró. Unas 2.000 personas fueron evacuadas.

"Habríamos arriesgado nuestras vidas si nos hubiéramos quedado en casa", dijo el residente Hans Loefflmann, y agregó que él y su esposa tuvieron que dejar todas sus pertenencias cuando las aguas inundaron su casa en cuestión de minutos.

Los bomberos dijeron que más de 19.000 personas fueron evacuadas por las inundaciones en la República Checa.

En la ciudad oriental alemana de Halle, el centro de la ciudad se inundó a pesar de los esfuerzos frenéticos para protegerlo con barreras de sacos de arena. Las autoridades instaron a 30.000 residentes a abandonar sus hogares ya que el río Saale alcanzó su nivel más alto en 400 años.

"Luchamos contra el agua todo el día de ayer, y perdimos", dijo Julia Linne, una empleada en una hogar de cuidados intensivos en Halle. "En un momento nos dimos por vencidos".

En la República Checa, las autoridades dijeron que esperaban que el agua en el Elba alcance los 11 metros (36 pies) la madrugada del jueves en el norte del país, casi cuatro veces su altura habitual.

Después de inundar partes de Praga, la crecida del Elba se dirigía ahora al norte hacia Alemania, en particular hacia la ciudad de Dresde, en donde fueron evacuadas centenares de personas. El río, que se espera alcance su pico durante la madrugada del jueves, estaba unos 7 metros (21 pies) sobre los niveles normales el miércoles.

En total, 16 personas han muerto desde el inicio de las inundaciones la semana pasada, incluyendo ocho personas en la República Checa, cinco en Alemania, dos en Austria y una en Eslovaquia. Al menos otras cuatro personas estaban desaparecidas en la República Checa, según el ministro del Interior.

Publicidad

Publicidad