ROMA Internacionales -  27 de noviembre 2013 - 11:09hs

Berlusconi a punto de ser expulsado del Parlamento italiano

El Senado italiano está a punto de expulsar este miércoles al ex primer ministro y magnate de las comunicaciones Silvio Berlusconi, líder indiscutible de la derecha desde hace dos décadas, tras haber sido condenado judicialmente por fraude fiscal.

La votación está prevista a las 18H00 GMT y según los cálculos será aprobada, ya que según las cuentas la moción cuenta con los votos necesarios para expulsar del Parlamento al empresario y político, a quien esperan varios juicios, entre ellos por soborno y prostitución de menor.

El resultado del escrutinio no suscita dudas, ya que la izquierda y el Movimiento Cinco Estrellas del cómico Beppe Grillo anunciaron un voto conjunto a favor de la expulsión de Il Cavaliere, de 77 años.

En principio, el gobierno de coalición dirigido por Enrico Letta, de centroizquierda, puede contar con la fidelidad de los cinco ministros de derecha, entre ellos el exdelfín de Berlusconi, Angelino Alfano, y de otros 50 parlamentarios reagrupados como Nuevo Centro Derecha.

"La coalición de centro-izquierda sigue gobernando gracias al apoyo de los partidos que la conforman", afirmó Letta, poco antes de la votación.

Berlusconi y sus "halcones" pasaron a la oposición el martes al pedir el voto en contra de la ley de presupuestos, sobre la que el gobierno había planteado una "maxienmienda" que presentaba todas las modificaciones aportadas por el Senado a ese proyecto de ley.

La moción de confianza se produjo durante la noche y el Gobierno la ganó por 171 a 135 votos, evitando una crisis política, como esperaba el magnate.

La prensa italiana hacía hincapié el miércoles en esta retirada de apoyo, más que en el probable humillante fin de la carrera parlamentaria de Il Cavaliere.

El magnate prometió además ejercer una oposición dura al gobierno de coalición a través de su imperio de comunicación con canales de televisión, diarios, revistas, casas editoriales.

Berlusconi ha convocado a una manifestación de protesta frente a su residencia romana, en el corazón de Roma, a la misma hora en que el Senado vota su expulsión, una sanción prevista por una ley del 2012.

Il Cavaliere no asiste al debate en el Senado, evitando así uno de los momentos más difíciles y humillantes de su carrera parlamentaria. Pero, fiel a su estilo, anunció que no se retira y que prosigue su carrera política como líder de los casi 10 millones de italianos que lo eligieron y sostienen.

"Es amado por millones de italianos y continuará a ser amado, por sus ideales y posiciones", clamó el senador Ciro Falanga ante el pleno de la sala.

Berlusconi pretende mantenerse en la lucha política sin formar parte del Parlamento, como el líder antisistema del Movimiento Cinco Estrellas, el cómico Grillo, y el popular dirigente del Partido Democrático, Matteo Renzi, alcalde de Florencia.

El magnate, que insiste en su inocencia, arremete contra los que buscan eliminarlo políticamente, la magistratura y la izquierda.

Para Alessandra Mussolini, nieta del dictador Benito, senadora fiel a Il Cavaliere, hay que votar en contra de su expulsión por "ética, corazón y humanidad", dijo.

El Partido Democrático acusa a Berlusconi de querer "incendiar" a Italia, una suerte de chantaje que ha generado un movimiento espontáneo de protesta por parte de los "antiberlusconianos", contrarios a que se llame a la gente a salir a la calle para protestar contra una sentencia del Tribunal Supremo, tomada tras tres procesos y una montaña de pruebas.

El llamado "Pueblo Violeta" se citó frente a la sede del Senado para festejar el fin de una era, marcada por el estilo populista y en ocasiones irreverente de Il Cavaliere, y por toda una serie de escándalos.

"Pudimos acabar con 20 años fascismo, podemos acabar con 20 años de berlusconismo", clamó Giulio, de unos 40 años, interrogado por la calle por la AFP-televisión. "Se abre una nueva era", dijo con optimismo Francesca.

Al quedar fuera del Parlamento, que debe autorizar toda investigación judicial contra uno de sus miembros, El Caimán, como solía tildarlo la izquierda, podría ser encarcelado por orden de los jueces que le han abierto otros procesos.

"Una hipótesis absurda" , aseguró Franco Coppi, uno de sus abogados. "A su edad no se pide la detención en cárcel", explicó el juez anticorrupción Piercamillo Davigo.

No hay dudas que el magnate, que ha calificado su expulsión del Senado como un "golpe de Estado de la izquierda", un "homicidio político" y una "herida mortal a la democracia", reaccionará con todo su poder de influencia.