MADRID Internacionales -  5 de febrero 2014 - 12:26hs

Sacyr: el consorcio "no puede hacer nada más" tras fracasar las negociaciones

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, aseguró hoy a EFE que el consorcio encargado de los trabajos de ampliación del Canal de Panamá "no puede hacer nada más" tras la ruptura de las negociaciones con la Autoridad del Canal, aunque mostró su deseo de seguir buscando una solución.

"De verdad, de manera responsable y razonable, el Grupo Unidos por el Canal (GUPC) no puede hacer nada más", manifestó Manrique.

Dijo que la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) rechazó la última propuesta del consorcio -integrado además por la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA- "sin dar alternativa viable para el consorcio".

"Nosotros no pretendemos que los costes imprevistos sean soportados por ACP sino los que determinen los arbitrajes y el DAB según figura en el contrato", añadió.

En este sentido lamentó que, después de cuatro años de obras, el retraso en la resolución de estas reclamaciones haya provocado una falta de liquidez.

"GUPC está dispuesta a hacer un gran esfuerzo financiero y cofinanciar estos imprevistos", indicó el presidente de Sacyr, quien señaló que se había ofrecido a la Autoridad del Canal de Panamá financiarlos al cincuenta por ciento.

Después de que el consorcio comunicase en la mañana de hoy que la Autoridad del Canal de Panamá había roto las negociaciones, el presidente de Sacyr reiteró que tanto a la compañía como a GUPC les gustaría seguir buscando una solución acordada.

"Nuestra oferta para nosotros era la mejor, tanto en la calidad, como en los costes y en la seguridad", afirmó.

Anoche expiró el plazo que se dieron ambas partes para llegar a un acuerdo que permitiese continuar con los trabajos.

Este revés se ha trasladado con carácter inmediato a la cotización de Sacyr, que después de dispararse ayer en bolsa un 6,19 %, pasadas las 14.00 horas se dejaba cerca de un 6,14 % (la mayor caída del IBEX 35 y de la bolsa española).

Manrique apuntó que "la vida sigue" y que el proyecto de ampliación del Canal de Panamá representa una "pequeña parte" de la cartera de la compañía.

"Sacyr seguirá adelante. Ha demostrado al mundo que ha sabido solucionar los problemas técnicos de, quizá, la obra más difícil del mundo", agregó.

Por su parte, la ministra española de Fomento, Ana Pastor, reclamó "responsabilidad" a las partes en relación con las obras del Canal de Panamá y advirtió de que "lo peor sería que la obra no continuara".

"Apelo una vez más a la responsabilidad de las partes porque creo que lo peor sería que la obra no continuara", subrayó la ministra para quien, en este caso, no se pone en duda la calidad de la ingeniería civil española, "que a día de hoy sigue siendo impoluta", sino que se trata "de un problema financiero que tienen que resolver las partes".