Ginebra Internacionales -  10 de julio 2015 - 10:05hs

Las islas griegas reciben al día mil refugiados que cruzan el mar

A diario llegan mil refugiados a las islas griegas a través del Mediterráneo y hasta el pasado día 3 77.100 personas habían desembarcado en esos territorios, lo que ha puesto a Grecia "ante una crisis de refugiados sin precedentes", dijo hoy la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

"La situación económica volátil, combinada con el creciente número de nuevas llegadas, coloca una fuerte presión en las comunidades de las pequeñas islas", señaló el portavoz William Splinder en una rueda de prensa en Ginebra.

El 60 por ciento de los refugiados son sirios y otras nacionalidades son de Afganistán, Irak, Eritrea y Somalia.

La situación es muy delicada en muchas islas con escasa infraestructura, particularmente en Lesbos, "donde las autoridades ya no pueden manejar la llegada masiva de gente", aunque "la mayoría de refugiados después de registrarse ante la policía griega parten a Macedonia, Serbia y Hungría", en una ruta que esperan que les permita llegar a países más prósperos de Europa, precisó Splinder.

En los dos primeros países el número de solicitudes de asilo se ha multiplicado por nueve en la primera mitad del año y ha llegado a los 45.000 demandantes, aunque se considera que éstos son sólo la mitad de los que entran porque los otros siguen directamente hacia otros países.

"Esperamos que la Unión Europea active su respuesta de emergencia porque "Grecia es parte de ella y esto sucede en la entrada de Europa", comentó el portavoz.

Grecia necesita ayuda urgente y esperamos que Europa dé los pasos necesarios", agregó.

El pasado martes, un bote con cuarenta refugiados volcó entre las islas griegas de Agatonisi y Farmakonisi, de los que 19 fueron rescatados, mientras que cinco cadáveres fueron recuperados del mar y 16 pasajeros desaparecieron y se cree que se ahogaron.

La ACNUR destacó igualmente que a pesar de la difícil situación económica en Grecia, los refugiados son recibidos en su mayor parte con generosidad, al tiempo que felicitó una reforma legal que indica que quienes lleguen al país de forma irregular no serán objeto de persecución, siempre y cuando cumplan ciertas condiciones.

La situación difiere en países vecinos, como en Hungría, que planea construir una valla a lo largo de la frontera con Serbia para evitar la entrada de refugiados.

Asimismo, preocupan a la ACNUR informes de que en Serbia y Hungría la policía les impide la entrada, incluso si se trata de mujeres con niños pequeños, y les deja sin ninguna protección, ni acceso a alimentos o agua.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) indicó hoy que 150.000 inmigrantes han llegado a Europa por mar desde inicios de 2015, con casi todos los desembarcos en Italia y Grecia.

En esas travesías, 1.900 inmigrantes han muerto en lo que va de año, con un fuerte incremento de víctimas fatales desde mayo.

En esta nota: