BOLIVIA Internacionales -  17 de julio 2015 - 21:33hs

Fracasa diálogo para apaciguar región boliviana en huelga

Una reunión convocada por el gobierno boliviano con organizaciones civiles de Potosí (suroeste) fracasó este viernes, escalando una huelga iniciada hace doce días en demanda de obras sociales y de infraestructura.

Líderes del Comité Cívico de Potosí (Comcipo) rechazaron un llamado al diálogo del vicepresidente Alvaro García y mantuvieron protestas en el centro de La Paz, sede del Ejecutivo, y la huelga en Potosí.

El presidente de Comcipo, Jaime Lally, dijo que aguardarán el retorno al país del mandatario Evo Morales, quien se encuentra en una cumbre del Mercosur en Brasil, para abrir una negociación.

A causa de la huelga en Potosí, la población comenzó a sufrir desabastecimiento de alimentos, mientras varias decenas de turistas, mayormente argentinos, y jóvenes voluntarios franceses permanecían varados, según fuentes consultadas por la AFP.

En La Paz, los manifestantes hostigaron durante tres horas con petardos y detonaciones de fulminantes de dinamita la sede de la vicepresidencia de Bolivia, donde las autoridades celebraban una reunión con 40 alcaldes de la provincia de Potosí.

"Hermanos de Potosí, les pido que levantemos el paro", dijo García durante la reunión en la vicepresidencia, que junto a la plaza de Armas permaneció con fuerte resguardo policial.

Sin embargo, el pedido del vicepresidente fue ignorado por los sectores civiles involucrados.

"Tienen dirigentes que solo quieren el conflicto, mantener el conflicto, alargar hasta el último el conflicto. ¿Qué estarán escondiendo esos dirigentes?, ¿qué intereses estarán defendiendo?", inquirió García.

Previamente, la Iglesia católica había planteado "acercar a las partes a un diálogo para aliviar a las personas que más sufren con estas medidas de presión", según dijo el arzobispo de La Paz, monseñor Edmundo Abastoflor, en rueda de prensa.

La iniciativa -que "no es una mediación (sino) una forma de acercamiento para que ambas partes dialoguen", según Abastoflor- ocurrió en momentos en que la agitación está radicada en La Paz, sede del Ejecutivo, adonde llegaron centenares de manifestantes desde Potosí.

Potosí exige al gobierno de Morales inversiones en obras como un hospital de tercer nivel, una fábrica de cemento y un aeropuerto internacional. El gobierno cree inviable ampliar el actual aeropuerto y el proyecto de una cementera por falta de materia prima en la zona.

FUENTE: AFP