CHICAGO Internacionales -  8 de diciembre 2015 - 10:04hs

Tiroteo fue un "punto de inflexión" en Chicago, dice alcalde

Mientras agentes federales se preparaban para investigar las prácticas de la policía de Chicago en una profunda investigación sobre derechos civiles, el alcalde Rahm Emanuel defendió las medidas que ya ha tomado la ciudad tras las protestas por la muerte de un adolescente negro baleado por un policía blanco.

Emanuel afirmó que el ayuntamiento continuará introduciendo iniciativas propias, apenas unas horas después de que la fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, anunciara una investigación del Departamento de Justicia sobre las disparidades raciales y el uso de la fuerza por parte de la policía de Chicago. En una rueda de prensa, el alcalde afirmó que no iba a "esperar".

Pero es probable que esas afirmaciones se vean reducidas con escepticismo en una ciudad que ha sufrido durante años una serie de incidentes de aparentes abusos policiales seguidos de promesas de reformas. Varios grupos activistas dijeron que tenían previstas más protestas tras la decisión anunciada el lunes por fiscal general del condado de Cook de no procesar a otro agente por la muerte de un hombre negro de 25 bajo otras circunstancias.

En una rueda de prensa el lunes por la tarde ante su oficina en el Ayuntamiento, Emanuel dijo que el tiroteo de Laquan McDonald, de 17 años, baleado por el agente Jason Van Dyke, llevó a la ciudad a lo que describió como "un punto de inflexión".

La difusión de un video del suceso tomado por un auto patrulla provocó días de protestas, así como críticas por la gestión que hicieron Emanuel y otros funcionarios del incidente y peticiones de intervención federal.

"Para mí está claro cuando uno mira a Laquan McDonald y otras experiencias —y se remontan mucho en la historia— que ninguna de las cosas que hicimos en el pasado estaba a la altura, en la escala y las consecuencias de lo que debe hacerse", dijo Emanuel.

Emanuel presentó a un nuevo líder de la Autoridad Independiente de Revisión de la Policía, que investiga los tiroteos con participación de la policía. Desde el tiroteo, también ha establecido un equipo de trabajo para mejorar el proceso de exigir responsabilidades a la policía y nombrado un jefe de policía interino tras forzar la marcha del superintendente Garry McCarthy.

La intervención federal sobre derechos civiles sigue a las pesquisas recientes en Baltimore y Ferguson, Missouri, y llega casi dos semanas de la difusión de un video en el que se ve cómo Van Duke disparó al adolescente 16 veces. Van Dyke fue acusado de asesinato en primer grado el 24 de noviembre, más de un año después del asesinato y horas antes de que se publicaran las imágenes.

La investigación, que es ajena a la pesquisa federal en marcha sobre el tiroteo, también revisará cómo el departamento disciplina a los agentes y cómo maneja las acusaciones de irregularidades.

Autoridades del Departamento de Justicia dijeron que utilizan los llamados sondeos de patrones y prácticas para identificar fallas sistémicas en los departamentos de policía problemáticos y para mejorar la confianza entre los agentes y las comunidades a las que sirven.

"Cuando se permite el encono de la sospecha y la hostilidad, puede derivar en agitación", afirmó Lynch el lunes por la mañana.

Emanuel, que inicialmente opinó que una investigación de derechos civiles sería "un desacierto", luego se retractó y el lunes insistió en que ahora daba la bienvenida a la intervención federal.

"Que estén aquí va en nuestro mejor interés", dijo. "No sólo lo aceptamos, lo necesitamos".

Al mismo tiempo el lunes, la procuradora general del condado Cook Anita Alvarez anunció que el oficial George Hernández no será procesado por la muerte de Ronald Johnson, de 25 años, quien según las autoridades apuntó con su arma a los policías antes de abatido el 12 de octubre del 2014.

Alvarez y la subprocuradora Lynn McCarthy pasaron más de 30 minutos explicando los detalles del caso antes de mostrar el video, que al igual que en caso McDonald, no tiene audio.

El video muestra a Johnson huyendo de los policías por la calle mientras varios agentes lo persiguen, y luego un agente dispara. No se ve a Johnson cuando es alcanzado por las dos balas. El video es colocado en cámara lenta para mostrar lo que McCarthy calificó como una pistola en la mano de Johnson. Agregó que Johnson "ignoró" las órdenes de los agentes de detenerse y soltar el arma, y antes había protagonizado una escaramuza con por lo menos un policía.

El abogado de la familia Johnson, Michael Oppenheimer, dijo que la investigación de la fiscalía era "una broma" y una afrenta a la familia de Johnson y los ciudadanos del condado de Cook. La familia demandó a la ciudad, afirmando que el fallecido no estaba armado cuando murió.

Entre 50 y 100 manifestantes marcharon por el South Side de la ciudad, dijeron organizadores el lunes por la noche. Algunos pidieron la renuncia de Alvarez y Emanuel.

FUENTE: AP