Mattarella (der) trata de buscar una solución a la crisis de Gobierno de Italia, surgida a raíz de la dimisión de Renzi (izq). Foto/AFP

EFE

El presidente de la República de Italia, Sergio Mattarella, inició hoy la ronda de consultas para tratar de formar un nuevo Gobierno, después de que el primer ministro Matteo Renzi presentara su dimisión al perder el referéndum del domingo.

Las consultas tienen lugar en el palacio romano del Quirinale, sede de la Jefatura del Estado, y comenzaron oficialmente a las 18.00 locales (17.00 GMT), cuando llegó al lugar el primero de los convocados, el presidente del Senado, Pietro Grasso (Partido Demócrata, centroizquierda).

Publicidad

En esta primera jornada no participarán los partidos políticos, que serán recibidos viernes y sábado, sino que lo harán los representantes de las dos cámaras parlamentarias: Grasso, la presidenta de la Cámara de los Diputados, Laura Boldrini, además del expresidente y senador vitalicio Giorgio Napolitano.

Está previsto que las reuniones de hoy concluyan en torno a las 19.30 locales (18.30 GMT), después de que el presidente reciba a cada uno de los convocados durante media hora.

Publicidad

Mattarella trata de buscar una solución a la crisis de Gobierno de Italia, surgida a raíz de la dimisión de Renzi tras fracasar en el referéndum sobre su reforma constitucional, que no obstante continúa en funciones hasta que se encuentre un sucesor.

En los próximos dos días pasarán por el Quirinale representantes de un total de veinticinco partidos políticos con representación parlamentaria.

Entre ellos destacan el Partido Demócrata, la conservadora "Forza Italia", el Movimiento Cinco Estrellas (M5S), el Nuevo Centroderecha y la xenófoba Liga Norte.

El calendario oficial de las consultas estipula que estas tocarán a su fin el próximo sábado y Mattarella podría encargar a alguien la formación de un Gobierno ya durante la jornada del lunes pues, según los medios, podría dedicar el domingo a reflexionar.

De acuerdo a las mismas fuentes, el jefe del Estado podría proponer la creación de un Gobierno que aglutine al mayor número de fuerzas políticas, si no son todas, o directamente designar a un candidato que sea apoyado por una mayoría parlamentaria.

El principal objetivo del nuevo Gobierno será reformar la ley electoral, pues en la actualidad rigen en Italia dos sistemas distintos para conformar la Cámara de los Diputados y el Senado y, en el caso de la que afecta a la Cámara Alta, fue declarada en parte inconstitucional.

Por esa razón, los analistas apuntan a que Mattarella excluye la posibilidad de convocar elecciones inmediatamente y con el actual sistema, tal y como reclaman formaciones como el M5S.

Publicidad

Publicidad