Washington Internacionales -  5 de octubre 2017 - 13:36hs

Republicanos podrían hablar de control de armas

Republicanos con amplia experiencia en el Congreso dicen estar dispuestos a considerar propuestas para prohibir mecanismos que permiten a las armas semiautomáticas disparar como automáticas, los mismos que usó el atacante de la masacre Las Vegas.

El comentario de los legisladores representa un distanciamiento sorpresivo de los republicanos, dada la antipatía general que tienen hacia cualquier tipo de regulación de armas. Sin embargo, todavía están lejos de garantizar que un proyecto presentado por Dianne Feinstein, demócrata por California, pueda avanzar, especialmente porque los líderes de las bancadas del Senado y la Cámara de Representantes, Mitch McConnell y Paul Ryan, respectivamente, dejaron en claro que sus prioridades eran otras.

"Si alguien esencialmente puede convertir armas semiautomáticas al comprar uno de esos (dispositivos) y causar el tipo de caos y heridos en masa que tuvimos en Las Vegas, eso es una preocupación obvia que debemos de explorar", dijo el senador republicano por Texas, John Cornyn, el número dos de la cámara alta.

"Yo tengo muchas armas y como cazador y deportista creo que es nuestro derecho como estadounidenses, pero no entiendo el uso de esta (modificación) y esa es otra razón para tener una audiencia", agregó.

Cornyn luego dijo que había hablado con el presidente del Comité Judicial Chuck Grassley, y que este le había dicho que estaba interesado en convocar una audiencia.

Los dispositivos conocidos como “bump stocks” se colocan en la culata de los rifles _para hacerlos más grandes, reducir el sacudón en el hombro al disparar y así expulsar muchas más balas por minuto_ son legales y originalmente fueron hechas para ayudar a que gente con limitaciones de movilidad en las manos pueda disparar un arma semiautomática sin tener que presionar el gatillo por cada bala como es requerido.

Las modificaciones caben encima del montaje para la culata de los rifles semiautomáticos y, una vez montado, se le puede aplicar presión con el hombro para hacer que el arma dispare continuamente, aumentando la velocidad de entre 45 y 60 balas por minutos a entre 400 y 800 balas por minutos, de acuerdo con la oficina de Feinstein.

FUENTE: AP