Francia: muere el agente que se cambió por rehén en asalto

AP

El heroico agente de policía que se cambió por una rehén durante un ataque a un supermercado en el sur de Francia falleció a consecuencia de sus heridas, dijo el ministro del Interior el sábado.

El coronel Arnaud Beltrame fue uno de los primeros agentes que respondieron al asalto del viernes. El deceso, anunciado por el ministro del Interior, Gerard Collomb, eleva el número de víctimas mortales del ataque a cuatro. El pistolero fue abatido por las fuerzas de seguridad y otras 15 personas resultaron heridas.

Publicidad

En un primer momento, el atacante, de 25 años, secuestró un auto y disparó a la policía, y más tarde tomó rehenes en el interior de un mercado. Beltrame, que estaba desarmado, se ofreció para ocupar el sitio de una mujer y dejó su celular encendido para que la policía en el exterior pudiera escuchar lo que ocurría dentro del mercado.

Las autoridades dijeron que cuando escucharon disparos en el interior decidieron ingresar.

Publicidad

La investigación se centrará en establecer cómo el agresor, que identificado por la fiscalía como Redouane Lakdim, nacido en Marruecos, consiguió el arma y se radicalizó, explicó el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

El grupo extremista Estado Islámico se atribuyó la autoría del asalto, el más letal desde que Macron asumió el cargo el pasado mayo.

El miércoles en la noche, las autoridades catearon un edificio y un edificio en el centro de la localidad de Carcassonne.

Lakdim tenía antecedentes penales por delitos menores y narcomenudeo. Pero también estaba bajo vigilancia y desde 2014 fue incluido en la llamada “Fiche S”, un registro gubernamental de individuos que presuntamente están en vías de radicalización pero no han cometido actos de terrorismo.

A pesar de esto, el fiscal de París, François Molins, dijo que “no había señal de advertencia” de que Lakdim llevaría a cabo un ataque extremista.

Una mujer cercana a Lakdim fue detenida por sus supuestos vínculos con una acción terrorista, dijo Molins, quien no la identificó.

El drama de cuatro horas comenzó a las 10:13 de la mañana, cuando Lakdim robó un carro cerca de Carcassonne, mató a uno de los ocupantes e hirió a otro, dijo el fiscal.

Lakdim después disparó contra agentes que regresaban de trotar cerca de Carcassone, dijo Yves Lefebvre, secretario general del sindicato de policías SGP Police-FO. Los policías llevaban ropa deportiva con insignias de la policía. Un agente fue baleado en un hombro, pero la herida no fue grave, señaló Lefebvre.

Lakdim después se dirigió al mercado Super U, en la localidad vecina de Trebes, 100 kilómetros (60 millas) al sureste de Tolosa, mató a tiros a dos personas en el lugar y tomó un número indeterminado de rehenes. Unidades especiales de la policía acudieron al lugar mientras las autoridades cerraban las calles y pedían a la gente alejarse del lugar.

Gritó “¡Alahu Akbar! (Dios es grande)” y afirmó que era un “soldado del Estado Islámico” cuando ingresó en el Super U, donde había unas 50 personas, según Molins.

“Escuchamos una explosión, bueno varias explosiones”, dijo el comprador Christian Guibbert a la prensa. “Fui a ver qué ocurría y vi a un hombre tendido en el piso y a otra persona, muy agitada, que tenía una pistola en una mano y un cuchillo en la otra”.

Guibbert dijo que llevó a su esposa, su cuñada y a otros clientes a la cámara de refrigeración. Luego regresó para ver dónde estaba el atacante y llamó a la policía para describir la situación.

“En ese momento me persiguió. Me eché a correr, por supuesto, lo perdí. Tomé la salida para emergencias y vi cuando llegó la policía”, agregó.

Durante la toma del supermercado, Lakdim exigió la liberación de Salah Abdeslam, el único agresor sobreviviente de los ataques del 13 de noviembre de 2015 en París que dejaron 130 muertos. El ministro del Interior sugirió en cambio que la puesta en libertad del extremista no fue el motivo clave para el ataque.

Lakdim respondía al llamado del grupo EI a atacar a los países presentes en la coalición liderada por Estados Unidos que lucha contra la milicia radical en Siria e Irak desde 2014, explicó la agencia Aamaq, vinculada a Estado Islámico. Francia es un blanco habitual por su participación en la alianza.

Francia está en alerta máxima desde una ola de ataques extremistas en 2015 y 2016 que se cobraron más de 200 vidas.

Publicidad

Publicidad