Gobierno de EEUU flexibiliza reglas para camioneros

AP

El camionero Lucson Francois estaba a cinco minutos de su casa en Pensilvania, pero tuvo que apretar los frenos.

Había alcanzado el máximo de horas que puede manejar por día. Y no podía dejar el camión solo. De modo que lo estacionó y se acostó a dormir en la litera de la cabina. Debía dejar pasar diez horas antes de volver a tomar el volante.

Publicidad

“No puedes pasarte ni un minuto” del límite, sostuvo Francois, un inmigrante haitiano de 39 años.

El Departamento de Transporte está listo para flexibilizar algunas de las reglas que obligaron a Francois a detenerse, una medida que busca hace tiempo ese sector y que revela la influencia que las empresas de camiones tienen en el gobierno de Donald Trump. Las compañías e incluso los camioneros presionan hace rato para que se suavicen las reglas.

Publicidad

Algunos sectores, no obstante, advierten que los cambios debilitarían peligrosamente las normas vigentes y harían que los camioneros manejen más horas todavía en una época en la que se habla mucho de la fatiga del camionero. Mencionan estadísticas del propio gobierno según las cuales aumentaron los accidentes fatales de camiones.

“Para mí, flexibilizar es lo mismo que decir desregular”, afirmó Cathy Chase, presidenta de Advocates for Highway and Auto Safety, una alianza de aseguradoras y grupos de defensa del consumidor, la salud pública y la seguridad. Agregó que en la actualidad se permite manejar 11 horas diarias y que eso ya de por sí “es bastante permisivo para nosotros”.

Hubo 4.657 camiones grandes involucrados en accidentes fatales en el 2017, lo que representa un aumento del 10% respecto al año anterior, de acuerdo con un informe emitido en mayo por la Administración Federal de Seguridad en los Transportes, organismo del Departamento de Transportes. Sesenta de los camioneros envueltos en estos accidentes se durmieron o estaban fatigados, aunque la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte dijo que es posible que la cifra real sea mucho más alta.

La junta dijo que la fatiga es un “problema generalizado” y que el objetivo es reducir la cantidad de accidentes asociados con ella.

Las empresas de camiones han entablado una sólida relación con Trump, para quien la eliminación de muchas restricciones a los camioneros es una prioridad. En su primer año en la Casa Blanca se dejaron sin efecto al menos una docena de reglas.

Los camioneros independientes son tal vez los más molestos con reglas que dicen fueron escritas por burócratas que no saben lo que sucede en las carreteras.

“¿Cómo puedes juzgarme sentado en un cubículo de una oficina?”, preguntó Terry Button, agricultor del estado de Nueva York que tiene su propio camión. Button calcula que cubrió 6,4 millones de kilómetros (4 millones de millas) desde que comenzó a manejar un camión en 1976. Nunca causó un accidente, aunque dice que dos veces lo chocaron vehículos de pasajeros.

Los ajustes a las normas están siendo analizados por la Administración Federal de Seguridad en el Trasporte.

Las actuales reglas estipulan que un camionero puede estar un máximo de 11 horas al volante durante un período de 14 horas. Y deben descansar 10 horas antes de tomar nuevamente el volante. Si alguien va a manejar más de ocho horas, debe tomarse un descanso de media hora antes de llegar a las ocho.

Violar estas disposiciones puede ser costoso. Se puede declarar a un camión “fuera de servicio” por un día si el camionero maneja más de 11 horas. La mayoría de los camioneros cobran por la distancia cubierta, de modo que si no están manejando, no cobran.

Francois, quien transportaba agua potable a un depósito de Walmart en Woodland, Pensilvania, dice que cobra 50 centavos por milla y que gana en total unos 900 dólares netos por semana.

Aparatos electrónicos toman nota del tiempo que el chofer está al volante.

“Si se te vence el plazo y estás en el medio del Puente George Washington, ¿pararás en medio del puente?”, preguntó Button, aludiendo al puente que une Nueva York y Nueva Jersey.

La Asociación de Choferes Independientes que Operan sus Propios Vehículos, que representa a gente como Button, dijo que las normas vigentes no toman en cuenta las realidades que enfrentan la mayoría de sus afiliados. El tráfico pesado, el mal tiempo y largas esperas en las zonas de carga y descarga los mantienen inactivos. Y mientras tanto el aparato que cuenta las horas trabajadas sigue corriendo, lo que los obliga a apretar el acelerador para recuperar el tiempo perdido.

Una de las cosas que más molesta es el requisito de que se tomen un descanso, según el presidente de la Asociación Todd Spencer. Los obliga a detenerse cuando no necesitan descansar, indicó. Además, no es fácil encontrar dónde estacionar esos monstruos y a veces se ven obligados a hacerlo en sitios que no son seguros.

La organización de Spencer, que dice tener más de 160.000 afiliados, presiona para que se elimine el descanso de media hora. Propone que se permita a los camioneros parar el reloj que lleva la cuenta de las 14 horas por hasta tres horas consecutivas. Durante ese lapso el camionero puede descansar o simplemente esperar que baje el tráfico.

“Esto no es ninguna ciencia”, dijo Spencer. “Que descansen cuando necesitan descansar y que manejen cuando tiene lógica”.

Quienes se oponen a la idea de permitir períodos de hasta 17 horas (con descansos) dicen que eso aumenta el riesgo de fatiga y accidentes. Afirman que no hay garantías de que un camionero vaya a dormir durante esa parada de tres horas y que se corre el riesgo de que retome el volante alguien que lleva muchas horas despierto.

Publicidad

Publicidad