AFP

Irak vivió la jornada más sangrienta desde el comienzo de las protestas, tres días atrás, alcanzando a 30 muertos en una violencia sin precedentes en los enfrentamientos entre manifestantes y policía.