Los ministros de Exteriores de los países miembros de la OTAN se reunían el miércoles en Bruselas para preparar una cumbre de jefes de gobierno

AP

Los ministros de Exteriores de los países miembros de la OTAN se reunían el miércoles en Bruselas para preparar una cumbre de jefes de gobierno en dos semanas, en un clima tenso tras las quejas del presidente de Francia, Emmanuel Macron, sobre la “muerte cerebral” de la alianza.

Francia dice estar preocupada por la falta de liderazgo estadounidense en la OTAN, por la actitud impredecible de Turquía tras su invasión en el norte de Siria y por la necesidad de que Europa asuma más responsabilidades en materia de seguridad.

Publicidad

La reunión del miércoles en la sede de la OTAN pretendía completar los preparativos para la próxima cumbre, que se celebra el 3 y 4 de diciembre cerca de Londres.

Se esperaba que los ministros respaldaran un reporte confidencial detallando la nueva política de la alianza hacia China. También se anunciará la clasificación del espacio como “quinto dominio” de seguridad, detrás de la tierra, el mar, el aire y el ciberespacio.

Publicidad

En la agenda del día también había conversaciones sobre las espinosas relaciones con Rusia y lucha antiterrorista.

Publicidad

Publicidad