Una foto sin fecha publicada por la Agencia de Noticias Central de Corea del Norte (KCNA) muestra la prueba de fuego del sistema de cohetes de lanzamiento múltiple súper grande realizado por la Academia de Ciencia de Defensa

EFE

El ejército estadounidense desplegó este lunes un avión de reconocimiento sobre la península coreana por cuarta vez en cinco días para realizar un seguimiento de los movimientos militares norcoreanos tras sus últimas pruebas de armas de la semana pasada.

El avión desplegado es un RC-135W, capaz de geolocalizar señales a través del espectro electromagnético, según mostraron las webs de seguimiento aéreo.

Publicidad

El aparato sobrevoló zonas del Mar Amarillo (llamado Mar del Oeste en las dos Coreas) y áreas cercanas a la capital surcoreana.

Esta operación sucede a otras realizadas en la víspera y los días 27 y 28 de noviembre, cuando se desplegaron también modelos como el U-2, que opera a grandes alturas, el P-3 Orion en su versión para interceptar señales de radio o el E-8, que "cartografía" operaciones en tierra y aire.

Publicidad

El jueves pasado Corea del Norte disparó dos proyectiles hacia el Mar de Japón (llamado Mar del Este en las dos Coreas) mediante un lanzacohetes de gran calibre y el 23 de noviembre realizó unas pruebas de artillería en una isla situada cerca de la llamada Línea Límite Norte (LLN).

La LLN es una zona muy sensible que ha sido escenario de varios enfrentamientos entre las dos Coreas que han causado de manera conjunta más de un centenar de militares muertos en las últimas dos décadas.

Estos últimos ensayos de armas se producen un mes antes de que se cumpla el plazo dado por Corea del Norte para que Estados Unidos traiga una nueva propuesta a la mesa de diálogo sobre desnuclearización.

Las negociaciones bilaterales no han avanzado desde la fracasada cumbre de febrero en Hanói, donde Washington consideró insuficiente la oferta de Pionyang referente al desmantelamiento de sus activos nucleares y se negó a levantar sanciones económicas.

Los expertos creen que, de no haber avances en las próximas semanas, el régimen podría realizar nuevos ensayos de armas, especialmente de misiles de alcance intermedio, a partir de enero.

Publicidad

Publicidad