El buque USNS Comfort será usado para atender a pacientes que no tienen el coronavirus

AP

Un buque hospital de la Armada llegó a la ciudad de Nueva York el lunes a fin de aliviar la carga sobre los centros médicos de la región abrumados por la crisis del coronavirus.

Entretanto estalló una controversia en torno a comentarios del presidente Donald Trump que parecían acusar a los doctores neoyorquinos de robarse los equipos médicos.

Publicidad

El buque USNS Comfort, que también fue despachado a Nueva York tras los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001, será usado para atender a pacientes que no tienen el coronavirus, a fin de aliviarle la carga a los hospitales que se están encargando de los que padecen esa enfermedad.

El gobernador Andrew Cuomo recibió a la embarcación y dijo que este quitará estrés a los hospitales. Además de las 1.000 camas, el Comfort cuenta con 12 quirófanos que podrían estar funcionando dentro de las 24 horas.

Publicidad

El barco llega en momentos en que la cifra de muertes de coronavirus en el estado de Nueva York superó el millar el domingo, menos de un mes después de que se reportó el primer caso en el estado. La mayoría de los fallecimientos han ocurrido en los días recientes.

La ciudad de Nueva York, epicentro del coronavirus en Estados Unidos, reportó el domingo que el saldo de fallecimientos allí es de 776. El número de decesos en todo el estado no será difundido sino hasta más tarde el lunes, pero debido a que se reportaron 250 decesos adicionales fuera de la ciudad el domingo por la mañana, la cifra ascenderá por lo menos a 1.026.

Entretanto, el alcalde Bill de Blasio y otros dirigentes municipales rechazaron las declaraciones de Trump insinuando que los médicos de Nueva York se están robando las máscaras de sus sitios de trabajo.

En un encuentro con la prensa el domingo, Trump declaró: “¿Y a dónde se están llevando esas máscaras? ¿Será que se las están llevando por la puerta trasera?”

Tales comentarios “son un insulto” a los profesionales de la medicina que están en la vanguardia de la lucha contra el virus, declaró de Blasio el lunes.

“Son comentarios sumamente insensibles para quienes en estos momentos lo están sacrificando todo... No tengo idea de qué está hablando el presidente”, señaló De Blasio.

Diversos hospitales de la ciudad le han pedido a su personal no llevarse a casa los suministros, pero no hay evidencia alguna que algún médico se haya robado materiales de trabajo.

Kenneth Raske, presidente de la Asociación de Hospitales de Nueva York, emitió un comunicado afirmando que los profesionales “merecen algo mejor que un presidente insinuando que se están llevando equipos protectores ‘por la puerta trasera’”.

Según datos de la Universidad Johns Hopkins, hasta el lunes había unas 738.000 personas infectadas en todo el mundo y 35.000 muertos.

En la mayoría de los pacientes, el virus causa síntomas leves o moderados como fiebre y tos, que duran unas pocas semanas. Pero otros, especialmente ancianos y personas con problemas médicos previos, pueden morir o sufrir complicaciones graves como neumonía o incluso la muerte.

Publicidad

Publicidad