AFP

Desde que la pandemia llegó a Ecuador, Renzo Calle caminó hasta tres kilómetros para seguir sus clases en un computador alquilado con internet, un servicio que hasta hace poco más de una semana no llegaba a Río Limón, una comunidad de indígenas shuar.