Papel higiénico

EFE

Una nueva máquina expendedora de papel higiénico ha entrado en funcionamiento en Düsseldorf (oeste de Alemania) debido al recrudecimiento de la pandemia en el país y al debate en torno a la necesidad de un nuevo confinamiento.

La máquina se encuentra en un aparcamiento del barrio de Benrath, frente a la fábrica del productor local de papel higiénico Hakle, que ha querido probar el potencial de este dispositivo, cuya cobertura mediática está siendo amplia.

Publicidad

"¡La locura del coronavirus! Montan una expendedora de papel higiénico en Renania del Norte-Westfalia", titula el medio digital "Ruhr24" sobre una información que han recogido la mayoría de medios nacionales.

La expendedora, disponible las 24 horas del día, ofrece dos rollos de papel higiénico --tanto el modelo tradicional como el de olor a vainilla-- por 2 euros, cuando por poco más se puede adquirir un paquete de 8 rollos en un supermercado o droguería. También cuenta con toallas húmedas, a 1,50 euros el paquete.

Publicidad

La Oficina Federal de Estadística (Destatis) apuntó esta semana que los alemanes vuelven a acaparar papel higiénico, desinfectante, jabón, harina y levadura ante el aumento de contagios por coronavirus en el país.

Entre el 12 y el 18 de octubre adquirieron casi el doble (un 89,9 %) de papel higiénico con respecto a la media de los meses previos a la crisis, esto es, entre agosto de 2019 y enero de este año.

Alemania ha registrado más de 11.200 nuevos casos diarios en los últimos dos días, las mayores cifras desde el inicio de la pandemia.

El Gobierno ha abogado por combatir la propagación del coronavirus con medidas locales y regionales, pero en el espacio mediático y político se habla cada vez más de la posibilidad de un confinamiento.

Publicidad

Publicidad