LONDRES Internacionales -  15 de diciembre 2020 - 08:38hs

Instan a Gran Bretaña a mantener restricciones en Navidad

El gobierno británico parecía resistirse el martes a las peticiones de que reconsidere sus planes de levantar las restricciones contra el coronavirus durante las navidades, en medio de un aumento en los contagios que ha llevado al Ayuntamiento de Londres a anunciar medidas más estrictas.

El número de casos nuevos crece a un ritmo exponencial en mucho puntos del país y hay un creciente temor a que la relajación de medidas la semana que viene provoque una nueva escalada en los contagios y aumente la presión sobre el Servicio Nacional de Salud con el inicio del nuevo año.

El gobierno británico, que decide la estrategia de salud pública para Inglaterra, acordó el mes pasado con los gobiernos de Escocia, Gales e Irlanda del Norte permitir reuniones de un máximo de tres hogares entre el 23 de diciembre y el 27 de diciembre, independientemente de las restricciones locales en sus lugares de residencia.

Las restricciones contra el coronavirus son muy diversas en Gran Bretaña, debido en gran parte a la prevalencia del virus en algunas zonas, que limitan el número de personas que pueden congregarse tanto dentro como fuera de casa.

Londres tiene previsto sumarse el miércoles a otras grandes ciudades inglesas, como Birmingham y Manchester, al imponer el lote de medidas más estricto, conocido como Nivel 3. Eso implicará, entre otras restricciones, el cierre de pubs y restaurantes salvo por pedidos a domicilio y para llevar, y la prohibición de reunirse con personas no convivientes.

Las personas en zonas con Nivel 3, que desde el miércoles supondrán la mayoría de la población en Inglaterra, no pueden reunirse en eventos sociales en un jardín privado ni en la mayoría de espacios públicos abiertos con nadie con quien no residan.

Se están endureciendo las restricciones en muchas partes del país, lo que cuestiona la sensatez de las excepciones navideñas. Las dudas son especialmente grandes en Gales, donde los contagios han crecido con mucha rapidez las últimas semanas.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, fue uno de los que pidió al gobierno que reconsidere el levantamiento de las restricciones durante las fiestas.

“La preocupación es esta: se han relajado las normas durante cinco días, permitiendo que se mezclen hasta tres hogares diferentes en una vivienda, e inevitablemente cuando la gente está en su casa, tiende a estar menos atento”, dijo a BBC Radio. “Y mi preocupación es que mucha gente pueda tener el virus y no darse cuenta. Podrían contagiar el virus a parientes mayores”.

Por ahora, el gobierno británico se ha resistido a cambiar de opinión, aunque parece haber afinado su mensaje sobre las reuniones navideñas.

El ministro del Tesoro, Stephen Barclay, dijo que se trata de “encontrar el equilibrio adecuado” de intentar evitar criminalizar a la gente y al mismo tiempo recordar a todo el mundo los riesgos.

“Es importante que la gente haga lo mínimo posible”, dijo a Sky News.