Jerusalén Internacionales -  1 de junio 2021 - 06:37hs

Adversarios políticos de Netanyahu se acercan al acuerdo para formar gobierno en Israel

La creación de esta coalición supondría el final de la era de Netanyahu, en el poder desde 2009 y quien también fue primer ministro de 1996 a 1999. 

Las negociaciones para formar una coalición de gobierno en Israel que reemplace al primer ministro, Benjamin Netanyahu, entran este martes en la recta final, marcada por las reparticiones de ministerios y por varios intentos para impedir esta incipiente unión política.

El maratón de negociaciones continuó durante la noche entre los equipos de los principales dirigentes de izquierda, centro y de una parte de la derecha, entre ellos Yamina, la formación del líder de derecha radical Naftali Bennett, que podría ser primer ministro en un sistema de rotación en el poder.

El martes por la tarde está prevista una reunión de los principales grupos en las afueras de Tel Aviv, en la sede del jefe de la oposición Yair Lapid, "en un esfuerzo para logar un acuerdo", informó en un comunicado el partido Yamina.

Tras las elecciones legislativas de marzo y el fracaso de Netanyahu para formar una coalición, el presidente Reuven Rivlin le encargó la tarea al centrista Lapid. Esta antigua estrella de la televisión tiene hasta el miércoles a las 23H59 (20H59 GMT) para presentar su proyecto de acuerdo de "gobierno de unión nacional", que permitiría sacar a Israel de dos años de crisis política.

Hasta ese plazo, se tienen que intentar dejar de lado las divisiones y superar las pretensiones ministeriales de los grupos, especialmente las carteras de Defensa y Justicia.

"Hasta la formación del gobierno, todavía quedan muchos obstáculos", estimó Lapid, con prudente optimismo.

"Es nuestra primera prueba para ver si podemos encontrar compromisos inteligentes y conseguir nuestro objetivo más importante", declaró el lunes. "En una semana, Israel puede entrar en una nueva era", agregó.

Todo, desde la situación de los palestinos, la recuperación económica o el lugar de la religión, divide a esta alianza dispar, salvo su voluntad de derrocar a Netanyahu, cuyo mandato como primer ministro ha sido el más largo en la historia de Israel.

Alargar la votación

La creación de esta coalición supondría el final de la era de Netanyahu, en el poder desde 2009 y quien también fue primer ministro de 1996 a 1999.

Juzgado por "corrupción" en tres casos, es el primer jefe de gobierno israelí que se enfrenta a procesos penales durante su mandato. Y estas demandas podrían afectarlo si perdiera la inmunidad que tiene por ley en su condición de primer ministro.

Si Lapid presenta su acuerdo el miércoles por la noche, tendrá siete días para repartir las carteras ministeriales y obtener un voto de confianza en el Parlamento.

Entretanto, todo es posible. El martes, Netanyahu, su partido y sus abogados hacían todo lo posible para dividir el bloque de oposición y hacer fracasar el intento de coalición.

Según la prensa israelí, el presidente del Parlamento, Yariv Levin (del Likud, partido de Netanyahu) podría alargar la organización del voto de confianza parlamentaria, con la idea de conseguir abandonos en el campo anti-Netanyahu.

En otra iniciativa para obstaculizar las negociaciones, abogados del Likud recurrieron a la presidencia de Israel para cuestionar la constitucionalidad del proyecto de rotación de puestos clave en el gobierno esbozado por Lapid.

En un texto consultado por la AFP, la presidencia zanjó en menos de una hora la cuestión legal, recordando que Bennett podía ser el primero en iniciar el sistema de alternancia al frente del gobierno.

Si el campo anti-Netanyahu no logra formar un gobierno, los diputados podrán pedir al presidente encargar a un nuevo parlamentario formar un gobierno.

Si esta opción también fracasa, los israelíes, ya llamados a votar cuatro veces en menos de dos años, deberán volver a las urnas.

FUENTE: AFP

En esta nota: