Australia Internacionales -  8 de junio 2021 - 21:23hs

Más de 800 detenidos en un gigantesco operativo mundial contra el crimen organizado

Durante el operativo hubo "más de 800 detenidos, más de 700 lugares requisados y más de 8 toneladas de cocaína" confiscadas.

Un gigantesco operativo internacional contra el crimen organizado permitió la detención de 800 personas, después de que se descifraran comunicaciones entre delincuentes que utilizaron sin saberlo teléfonos distribuidos por el FBI, anunciaron este martes agencias policiales.

"Estas informaciones condujeron durante la semana pasada a cientos de operativos policiales a una escala mundial desde Nueva Zelanda y Australia a Europa y Estados Unidos", dijo el vicedirector de operaciones de Europol, Jean-Philippe Lecouffe.

Gigantesco operativo mundial contra el crimen organizado, más de 800 detenidos

Hubo "más de 800 detenidos, más de 700 lugares requisados y más de 8 toneladas de cocaína" confiscadas, agregó en rueda de prensa el responsable de la agencia de cooperación policial europea con sede en La Haya.

Los agentes también se incautaron de 22 toneladas de cannabis, dos de anfetamina, 250 armas de fuego, 55 autos de lujo y más de 48 millones de dólares en diversas divisas y criptomonedas, dijo Europol.

Durante tres años se facilitaron miles de teléfonos que debían en un principio permitir pasar desapercibidos a delincuentes de la mafia, de los sindicatos del crimen organizado asiático, de los cárteles de la droga, de las bandas de moteros fuera de la ley.

Pero esta operación internacional impulsada por el Buró Federal de Investigaciones (FBI) estadounidense, bautizada "Escudo de Troya", permitió que la policía de 16 países leyera los 27 millones de mensajes que los malhechores se enviaron mediante los aparatos encriptados con el sistema ANOM.

El director adjunto del FBI, Calvin Shivers, en La Haya, subrayó que el operativo permitió salvar "más de 100" vidas amenazadas.

"Vacío en el mercado"

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, dijo que la operación "asestó un fuerte golpe al crimen organizado, no solo en este país, sino que repercutirá en el crimen organizado de todo el mundo".

En Australia fueron acusadas 200 personas, Suecia arrestó a 155 -cinco de ellas en España. Finlandia detuvo a unas 100, Alemania a 70, Holanda a 49 y Nueva Zelanda a 35 y Noruega 7, en el marco de la operación.

Estados Unidos acusó a 17 administradores o distribuidores de aparatos ANOM, todos ellos extranjeros, de los cuales 8 fueron detenidos. Sus autoridades no informaron de detenciones en el país. "La investigación continúa", aseguraron.

La operación internacional surgió luego de que la agencia estadounidense infiltrara sistemas similares denominados "Phantom Secure" y "Sky Global", con lo cual accedieron a las comunicaciones de miles de usuarios, incluyendo sospechosos de crímenes.

"El cierre de esas dos plataformas cifradas de comunicación creó un vacío importante en el mercado de las comunicaciones encriptadas", explicó por su parte la policía de Nueva Zelanda.

Para llenar este vacío, "el FBI operó su propio sistema de dispositivos cifrados, llamado 'ANOM'". Esto le permitió "revertir la situación" contra los criminales, explicó Shivers. "Pudimos ver fotos de cientos de toneladas de cocaína escondidas en cargamentos de fruta", agregó.

Según documentos judiciales de Estados Unidos citados por el medio Vice, el FBI trabajó con personas que conocían esos ambientes para desarrollar y distribuir los aparatos ANOM a través de la red "Phantom Secure" mediante la difusión de 50 teléfonos, especialmente en Australia.

"La policía en el bolsillo"

Los celulares no tenían correo electrónico ni servicio de llamada ni GPS y solo podían adquirirse en el mercado negro por unos 2.000 dólares. Se necesitaba además un código enviado por otro usuario de ANOM.

"No los hemos distribuido, son las personas las que vinieron a nosotros en busca de estos dispositivos", dijo Shivers.

"Los criminales tenían que conocer a otro criminal para conseguir un aparato", dijo la policía australiana en un comunicado.

Para difundir los dispositivos, este cuerpo se apoyó en personas que tenían influencia en los círculos criminales, entre ellos un capo de la droga huido en Turquía.

"Los aparatos circulaban orgánicamente y se volvieron populares entre los criminales, que confiaban en la legitimidad de la aplicación porque figuras reconocidas del crimen organizado los defendían", agregó la policía de Australia.

Estos criminales influyentes "pusieron a la policía federal australiana en el bolsillo" de cientos de presuntos criminales, se felicitó su jefe, Reece Kershaw.

"Los delincuentes consideraban que el sistema era seguro y lo promovían entre ellos como la plataforma que había que utilizar (...) Nada podría estar más alejado de la realidad", precisó la policía holandesa.

En total, 11.800 dispositivos se distribuyeron en todos los continentes. Australia, España, Alemania y Holanda son los países que más recibieron.

Esta infiltración voló por los aires en marzo de 2021 cuando un bloguero detalló las fallas de seguridad de ANOM, presentado como un dispositivo vinculado a Australia, a Estados Unidos y a los otros miembros de la alianza FiveEyes. La publicación fue suprimida.

FUENTE: AFP