Irma Rodríguez Reyes

El Ministerio de Salud (Minsa) está tras la pista de la supuesta venta clandestina de los cigarrillos electrónicos en colegios privados.

Reina Roa, directora de Planificación del Minsa afirmó sin precisar cifras, que hay información de casos en varios colegios particulares.

Publicidad

Y por si fuera poco, uno de estos casos trascendió dentro del Minsa con ironía. Y esto, porque según relató la doctora Roa, el hijo de un colega que realiza investigaciones sobre el tabaco "le llegó con un aparato a la casa" y al preguntarle dónde lo obtuvo, su hijo le respondió "me lo vendieron a 10 dólares en el colegio" .

"Establecimos contacto con las autoridades del Ministerio de Educación y se ha hablado del tema con Aduanas, porque eso significa que está entrando cigarrillo electrónico de contrabando, porque está prohíbida la venta", aseguró Roa.

La directora de Planificación del Minsa brindó estas declaraciones durante una rueda de prensa realizada este miércoles donde dio detalles de nuevos puntos que serán contemplados en la legislación para el control del consumo de tabaco.

Además hizo referencia a una de las modas que irrumpe en la juventud, y es la conocida "narguile party", que se trata de una fiesta en la que los adolescentes acceden a otras maneras de fumar, pero igual o más nocivas que los cigarrillos comunes.

"Los narguiles tienen tres veces más de monóxido de carbono y una sesión de una hora genera 40 veces más cantidad de humo que un cigarro" explicó Roa, quien también hizo un llamado a los padres de familia para que tomen nota de estas situaciones y tomen controles sobre sus hijos, porque hay estudios que demuestran que en Estados Unidos se han presentado casos de intoxicación de jóvenes por el exceso de nicotina, tras utilizar dispositivos como el cigarrillo electrónico.

La comercialización de cigarrillos con o sin nicotina está prohíbida en Panamá desde 2009, a través del Decreto 611. Estas nuevas modas representan un reto para Panamá, que tiene un 6.4% de consumo de tabaco en la población adulta, el más bajo de la región y el segundo más bajo en el mundo.

Un nivel que de acuerdo con Roa, ha permitido que se comience a ver descensos en la mortalidad asociada al consumo de tabaco.

Publicidad