El mercado del café apuesta por China, una potencial "bomba de consumo". Foto/AFP

EFE

El mercado de café todavía tiene espacio de crecimiento a nivel global, especialmente en China, donde el consumo del grano ha crecido de media un 13,9 % al año desde 2007, según explicaron especialistas en un congreso celebrado en Brasil.

Los chinos consumen una media de 180 gramos de café al año, pero todavía existe espacio para un mayor crecimiento debido al "cambio cultural" en un país que tradicionalmente ha tomado té, de acuerdo con el analista de café de INTL FCStone, Fernando Maximiliano.

Publicidad

"China puede ser una bomba en términos de consumo de café y eso viene de un cambio cultural", precisó Maximiliano durante el Congreso "Cafés de Brasil: Calidad y Desarrollo Sustentable", organizado por el Consejo de Exportadores de Café en Brasil (Cecafé).

La clase media china debe pasar de los 300 millones a los 600 millones de personas hasta 2022, de acuerdo con el presidente de la Cámara de Comercio de la Industria Brasil-China (CCIBC), Charles Tang.

"Ha aumentado cada vez más el consumo de café por parte de los chinos, principalmente en la clase media y los centros urbanos. China va a tener 600 millones de clase media hasta 2022 y va a tener 900 millones hasta 2030. Si el brasileño vende café en China, el futuro del café va a ser muy bueno", afirmó Tang en declaraciones a Efe.

Según cálculos de la empresa Olam Cafés Especiales, el consumo de café en China puede pasar de los 3,2 millones hasta los 5,7 millones de sacos en la próxima década.

El creciente aumento del consumo de café en Asia (con una media del 4,4 % al año) podría ayudar a compensar los elevados estoques de café a nivel mundial, los cuales, entre otros factores, han reducido fuertemente el precio del café en el mercado internacional, en medio de una "superoferta global".

El presidente de Cecafé, Nelson Carvalhaes, aseguró que la caída del precio del grano no es bueno para los productores "ni para nadie", ya que, según explicó, "toda la cadena se ve afectada".

"Esperamos que el precio mejore, lo que sucederá en uno o dos años. La idea de Brasil es expandir su cuota de mercado", manifestó a Efe el máximo representante de la patronal.

A pesar de la caída del precio, los exportadores brasileños se han visto beneficiados, en parte, por la apreciación del dólar respecto al real, el cual acumula una subida del 2,5 % en lo que va de año.

Desde julio del año pasado hasta abril (el considerado "año cosecha"), Brasil embarcó al exterior 34 millones de sacos, un 30,4 % más que los enviados al exterior en el período comprendido entre julio de 2017 y abril de 2018, cuando Brasil embarcó 26,1 millones de sacos.

Estados Unidos es el principal comprador de café brasileño (con el 35,9 % del total de las exportaciones), seguido de Alemania (27,33 %) e Italia (20,99 %), según los datos de los primeros cuatro meses del año divulgados por Cecafé.

Tang subrayó que los brasileños van a tener que ser "más agresivos" a la hora de vender café a China, el principal socio comercial de Brasil y con el que el Gobierno de Jair Bolsonaro intenta equilibrar relaciones tras su aproximación a Estados Unidos.

El presidente de la CCIBC restó importancia a los comentarios "poco elogiosos" que el presidente Jair Bolsonaro hizo sobre el país asiático durante la campaña electoral y recordó que "China es un socio indispensable" para el gigante suramericano.

"Brasil debe tener relaciones de amistades con Estados Unidos porque es una gran nación, pero creo que el presidente Bolsonaro entiende que el interés nacional de Brasil es China, que es una economía complementaria, mientras que Estados Unidos es una economía competidora", argumentó.

Publicidad