China Economía -  11 de abril 2020 - 19:17hs

Se desploma venta de autos en China en medio de la pandemia

La venta de autos en China se desplomó 48,4% en marzo comparado con el año pasado mientras la economía se tambalea debido a la pandemia del nuevo coronavirus, de acuerdo con un grupo del sector, lo que agrega más presión a la industria en apuros en su mayor mercado del mundo.

Las ventas de camionetas deportivas, tipo minivan y autos sedan totalizaron poco más de un millón de unidades, informó la Asociación de Empresas Automotrices de China. La venta total de vehículos, incluidos camiones y autobuses, cayó 43,3% a 1,4 millones.

Las cifras representan una mejoría respecto al peor récord de ventas registrado en febrero, un desplome de 81,7% ocurrido después de que las distribuidoras y otros negocios fueran cerrados para contener la propagación del virus.

El Partido Comunista gobernante comenzó a reabrir las fábricas, restaurantes y tiendas en marzo después de declarar la victoria sobre el brote. Pero los consumidores, intranquilos ante la posible pérdida de empleos o un resurgimiento del COVID-19, se muestran reticentes a realizar compras fuertes.

“Por el lado del consumidor, dado que la epidemia no ha terminado del todo, parte de la demanda del mercado sigue suprimida”, explicó la asociación en un comunicado del viernes.

Las ventas de autos en el primer trimestre de 2020 bajaron 45,4%, a 2,9 millones de unidades.

La demanda de antemano se hallaba debilitada por los temores del consumidor sobre la guerra arancelaria con Washington, una desaceleración del crecimiento económico y la posible pérdida de empleos. Las ventas cayeron 9,6% el año pasado, su segunda caída anual consecutiva.

El decrecimiento es un golpe a los fabricantes de autos de todo el mundo que confían en que China aumente los ingresos en medio de una baja demanda en Estados Unidos y Europa.

Los analistas afirman que pasarán semanas o meses antes que la producción recupere sus niveles normales. Las automotrices señalan que el ritmo dependerá de qué tan rápido los proveedores podrán reanudar la entrega de componentes.

El decrecimiento agrega presión a las marcas chinas y globales que invierten miles de millones de dólares para desarrollar vehículos eléctricos, presionados por cumplir las metas de venta establecidas por los distintos gobiernos.