El primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva, al centro, participa escoba en mano en la limpieza de la sede gubernamental en Bangkok

Agencia AP

BANGKOK (AP). El nuevo primer ministro, Abhisit Vejjajiva, tomó hoy viernes una escoba, posó para las cámaras en la escalinatas de la sede gubernamental y afirmó que arreglará el desorden dejado en tres meses de protestas para mostrar que el país "ha vuelto a la normalidad".

Unos 100 trabajadores, entre pintores y personal de mantenimiento, acompañaron a Abhisit en su primer recorrido por el recinto de las oficinas del primer ministro, que fue dejado en malas condiciones durante los tres meses que la ocuparon manifestantes para exigir la renuncia del ahora depuesto jefe de gobierno Thaksin Shinawatra.

Publicidad

El Parlamento aprobó el lunes la designación de Abhisit como el tercer jefe de gobierno del país en cuatro meses. Abhisit y su Partido Demócrata se opusieron durante siete años a que Thaksin encabezara un gobierno civil.

Abhisit, de 44 años, tiene el enorme reto de unificar al país, dividido entre la clase media que es su base política y la empobrecida población rural que apoyó a Thaksin. También deberá atender a la economía lastimada por el conflicto político en Tailanda y la turbulencia financiera internacional. Pero lo primero que tenía que hacer era entrar a su oficina.

Publicidad

"Intento tener terminado el remozamiento tan pronto como sea posible porque este es el rostro del país", dijo Abhisit a los periodistas mientras monjes budistas bendecían el lugar con agua bendita.

Publicidad

Publicidad