Australia Internacionales -  15 de octubre 2012 - 22:44hs

Demandan en Australia a Johnson & Johnson

Sídney (Australia), ( EFE ). La empresa Johnson & Johnson afronta una demanda conjunta en los tribunales de Australia por los supuestos daños causados por el uso de uno de sus productos ginecológicos, la malla transvaginal, informaron hoy medios locales.

Este dispositivo se implanta quirúrgicamente en el aparato genital femenino para tratar el prolapso de órganos y la incontinencia urinaria, pero esta malla supuestamente ha causado daños permanentes en un número significativo de mujeres.

La querella liderada por Julie Davies, que fue presentada ayer ante un tribunal federal, podría convertirse en la demanda conjunta vinculada a un producto más importante de la historia de Australia, dijo Rebecca Jancauska, abogada de las víctimas.

Rebecca Jancauskas comentó a la cadena local ABC que calcula que este dispositivo fue implantado en unas 20.000 pacientes sin haber sido sometido a pruebas clínicas previas a su lanzamiento en el mercado.

A Julie Davies se le implantó una malla transvaginal tras un complicado parto en el que se usó fórceps y de serle detectado un prolapso del riñón, pero al poco tiempo comenzó a sentirse muy débil y a experimentar mucho dolor en la zona vaginal.

Después de cumplir los 40 años, Davies ya no podía caminar ni tener relaciones sexuales y se vio obligada a utilizar un coche motorizado para discapacitados, una situación que le causó una depresión crónica y le provocó pensamientos suicidas, según relató la ABC.

Al cambiar de uroginecólogo, éste detectó que la malla transvaginal había causado un hueco en la pared vaginal a Davis, agregó la fuente.

Una investigación médica publicada en mayo pasado ya había alertado de que las mallas transvaginales son propensas a causar una alta tasa de complicaciones post-quirúrgicas.

Además, en julio de 2011 las autoridades estadounidenses también habían emitido una advertencia oficial por los altos riesgos vinculados a la implantación de este dispositivo.

Johnson & Johnson retiró el producto del mercado a principios de año y afronta demandas similares a la de Australia en Estados Unidos.

No es la primera vez que Johnson & Johnson es demandado en Australia, ya que el año pasado afrontó una querella conjunta por otro de sus productos, una prótesis de cadera y en 2010 por un dispositivo que se usan en las operaciones para reemplazar a la rodilla.