Ciudad del Vaticano Internacionales -  21 de diciembre 2012 - 11:41hs

Papa condena "manipulación" de género

CIUDAD DEL VATICANO (AP). El Papa Benedicto XVI insistió el viernes en manifestar su oposición al matrimonio gay, al señalar que los homosexuales manipulan la identidad de género que les dio Dios para adaptarla a sus preferencias, con lo que destruyen la "esencia misma de la criatura humana".

Benedicto XVI hizo los comentarios en su mensaje anual de Navidad a la burocracia vaticana, uno de sus discursos más importantes del año. Dedicó este año a la promoción de lo que considera valores familiares tradicionales ante las campañas en varios países, incluidos Francia, Estados Unidos y Gran Bretaña, por legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo.

En sus declaraciones, Benedicto citó al rabino principal de Francia, Gilles Bernheim, quien dijo que la campaña para conceder a los gays el derecho al matrimonio y a la adopción de niños constituye un "ataque" contra la familia tradicional formada por un padre, una madre y los hijos.

"La gente refuta la idea de que ellos tengan una naturaleza, que han recibido por su identidad física, que les sirve como un elemento que define al ser humano", destacó el Papa. "Ellos niegan su propia naturaleza y deciden que no se trata de algo que han recibido, sino que ellos lo han creado por sí mismos".

"La manipulación de la naturaleza, que deploramos ahora en lo que respecta a nuestro ambiente, se convierte en una opción fundamental del hombre en relación consigo mismo", agregó.

Es la segunda vez en una semana en que Benedicto ha abordado el asunto del matrimonio gay, que ha dividido a Francia después de varias victorias electorales en Estados Unidos el mes pasado. En su reciente mensaje anual de paz el pontífice dice que el matrimonio gay, el aborto y la eutanasia, constituyen una amenaza para la paz mundial.

Después del mensaje de paz difundido la semana pasada, activistas y defensores de los gays realizaron una pequeña protesta en la Plaza San Pedro.

Las enseñanzas eclesiásticas señalan que los actos homosexuales son "actos contra natura" aunque afirman que los gays deben ser tratados con compasión y dignidad. En su cargo como Papa y antes como director de un órgano de supervisión ortodoxa del Vaticano, Benedicto ha defendido enérgicamente el principio de que los hombres con "acentuadas" tendencias homosexuales no deberían ser ordenados como sacerdotes.

Para el Vaticano, empero, el asunto del matrimonio gay supera el tema de la homosexualidad, amenaza lo que la iglesia considera la base de la sociedad: una familia basada en un hombre, una mujer y sus hijos.

Pero la oposición en el Vaticano ha ido cayendo en oídos sordos. Bajo el gobierno del líder socialista José Luis Rodriguez Zapatero, España, que cuenta con una mayoritaria comunidad católica, legalizó el matrimonio gay. A principios de este mes, el gobierno británico anunció que presentará un proyecto de ley para legalizar los matrimonios gay, aunque prohibirá que la Iglesia de Inglaterra realice ceremonias entre parejas del mismo sexo.

En Francia, el presidente Francois Hollande dijo en mayo que promulgará su plan de "matrimonios para todos" dentro del primer año de su gobierno. Pero el país se ha dividido sobre el asunto por la vociferante reacción de los líderes religiosos, políticos y gente de las áreas rurales de Francia.