Foto/AFP

Agencia AFP

ROMA (AFP) El movimiento "antisistema" del cómico Beppe Grillo puso a temblar a la clase política italiana después del cierre apoteósico el viernes de su campaña para las elecciones legislativas del domingo y lunes en Italia

Con un explosivo discurso contra la corrupción, los recortes de la Unión Europea, la privatización de la educación, el agua, la salud y a favor de la energía verde, Grillo congregó a miles de jóvenes, jubilados, desempleados en la enorme plaza de San Juan de Letrán, sede tradicional de las manifestaciones de la izquierda.

Publicidad

El líder del Movimiento Cinco Estrellas, que nació en las páginas web, no aceptó duelos televisivos y recorrió durante un mes la península contra viento y marea para hablar con la gente en mítines organizados y financiados por voluntarios, cansados de ser ignorados por la clase política.

Respetando su estilo, corrosivo e histriónico, en ocasiones vulgar, "el profeta Grillo", avanza sin parar y acapara un sorprendente consenso, que según los sondeos navega entre el 13% al 18% de los votos.

Publicidad

El humorista, que canaliza el descontento y la ira de los parados por la crisis económica, prometió un sueldo mínimo de 1.000 euros, reducir el número de parlamentarios así como las horas de trabajo.

"La palabra pasa ahora a los italianos", titula el sábado el diario La Stampa, durante la llamada jornada de reflexión en la que los principales líderes evitan pronunciarse.

Según los últimos sondeos que se pueden publicar, ya que su divulgación está prohibida desde el pasado día 8, el líder de la coalición de centroizquierda, Pier Luigi Bersani, es el favorito con el 34% de las intenciones de voto, seguido por la coalición de derecha liderada por el magnate de las comunicaciones Silvio Berlusconi, con cerca del 30%.

La coalición de centro del jefe de gobierno saliente Mario Monti alcanzaría un 10%-12%.

La posibilidad de que ninguna fuerza política logre autónomamente en el Parlamento un número de escaños suficientes para gobernar genera incertidumbre dentro y fuera de Italia.

Paradójicamente tanto la formación de Grillo como la de Monti no pueden llegar a gobernar el país, pero si que sea ingobernable.

La inestabilidad de la tercera economía de la zona euro preocupa a los dirigentes de todo el viejo continente porque podría volver a desatar una nueva crisis de la deuda.

Otra incógnita que pesa sobre la cita electoral es el tiempo. Es la primera vez en el periodo de posguerra que se celebran unas elecciones en invierno, por lo que el mal tiempo podría influir en la afluencia a las urnas.

Las personas mayores podrían renunciar a votar, lo que, en opinión de los expertos, afectaría sobre todo a Silvio Berlusconi, cuya fuerza electoral son ancianos jubilados, a los que seduce a diario a través de las pantallas de televisión de sus canales privados.

Junto con las legislativas, los electores de tres regiones italianas, la rica y grande Lombardía, la estratégica Latium que alberga a la capital, y la pequeña Molise, también elegirán a sus autoridades tras los escándalos que arrastraron a la dimisión a sus dirigentes de derecha.

En total, más de 47 millones de italianos están convocados a las urnas para las legislativas, 13 millones de los cuales votarán también en las regionales. Los colegios electorales abrirán desde las 07H00 GMT a las 21H00 GMT el domingo y desde las 06H00 GMT a las 14H00 GMT el lunes.

Publicidad

Publicidad