Agencia EFE

Rabat, (EFE). El Rey Mohamed VI de Marruecos agasajó hoy al Rey Juan Carlos I de España con una cena en el Palacio Real de Rabat, a la que asistieron 500 invitados de las principales instituciones del país, así como de su clase política, económica y cultural, junto a la nutrida delegación española que acompaña al monarca español en su viaje a Marruecos.

La cena se celebró al aire libre, en uno de los patios del impresionante Palacio Real marroquí, con los dos monarcas sentados en un lugar preferente y multitud de mesas, con ocho comensales cada una, repartidas alrededor de un estanque central.

Publicidad

En la mesa presidencial se sentaron, junto a Juan Carlos I y Mohamed VI, el hermano del monarca alauí, Mulay Rachid, el presidente del Gobierno marroquí, Abdelilah Benkirán, el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y el titular marroquí de Exteriores, Saad Eddin El Othmani.

Minutos antes de la caída del sol, cuando ya puede romperse el ayuno del Ramadán, don Juan Carlos y el monarca alauí conversaron junto a los demás comensales, mientras los restantes invitados aguardaban también la llegada de la noche para poder probar el "iftar", el banquete de ruptura de ayuno.

Publicidad

Entre los asistentes a la cena, por parte española, se encontraban los otros cuatro ministros que acompañan al Rey en su viaje oficial a Marruecos, los nueve exministros de Asuntos Exteriores y 27 destacados empresarios y representantes culturales.

El banquete del "iftar" cerró una intensa jornada de trabajo de don Juan Carlos, con una importante parte económica, ya que inauguró un encuentro empresarial hispano-marroquí, y otra cultural, con la inauguración de una exposición en la Biblioteca Nacional.

También se reunieron hoy el Rey de España y su anfitrión, Mohamed VI, en el mismo Palacio Real, un encuentro que según una nota oficial de la casa real marroquí ha servido para constatar la "calidad" de las relaciones personales entre ambos, definidas como "fuertes y amistosas", al servicio de la "profundización de las relaciones entre los dos Reinos".

Ambos resaltaron que la visita tiene un simbolismo especial, que se celebra en un contexto de cambios en el área del Mediterráneo y, según el mismo comunicado, Mohamed VI reconoció el alto nivel de la delegación que acompaña a su invitado.

Congratulándose por la "significativa evolución" de las relaciones entre los dos países, ambos monarcas resaltaron con satisfacción los "intereses convergentes" que existen entre dos países amigos y sus aspiraciones de futuro, impulsadas por una "confianza reforzada".

La nota añade que los dos soberanos hacen un llamamiento a los respectivos gobiernos para concretar aquellas acciones comunes que permitan contribuir a la creación de riqueza y la "explotación óptima de las oportunidades que se presentan en todos los terrenos".

Además de su entrevista personal, los reyes de España y Marruecos presidieron la firma de un acuerdo de cooperación institucional entre la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y la Confederación General de Empresas de Marruecos (CGEM) encabezadas respectivamente por sus presidentes, Juan Rosell y Meriem Bensaleh Chaqroun.

Publicidad

Publicidad