EFE

El Tribunal de Roma celebró este jueves una audiencia técnica en el marco del conocido como "proceso Finmeccanica", que investiga el presunto soborno a autoridades panameñas por parte de exdirectivos de la compañía italiana.

En concreto, los imputados en este juicio en primera instancia e instruido por la jueza Adele Rando son el exdirectivo de Finmeccanica Paolo Pozzessere y el exdirector del diario "Avanti", Valter Lavitola.

Publicidad

La de este jueves fue una audiencia técnica que consistió en la designación de un perito que transcribirá las interceptaciones telefónicas que el fiscal Paolo Ielo utilizará como pruebas de su acusación.

En la vista estuvo uno de los imputados, Valter Lavitola, recluido en la cárcel napolitana de Poggioreale y que no había podido asistir a la última audiencia de este caso ni de otro que afronta en el Tribunal de Nápoles por padecer un cólico renal.

Publicidad

Rando ratificó la fecha del 20 de noviembre como la próxima de este proceso y será entonces cuando declaren los agentes de la Digos (Policía de operaciones especiales) de Nápoles (sur de Italia) que llevaron a cabo la investigación.

Este juicio, anunciado el pasado 18 de marzo tras la fase preliminar instruida por la jueza Maria Bonaventura, investiga un presunto caso de sobornos por parte de exdirectivos de Finmeccanica al Gobierno panameño en 2010.

Según la acusación, ambas partes estipularon un supuesto acuerdo el 30 de junio de ese año que preveía el pago de 18 millones de euros (25 millones de dólares) a cambio de contratas a dos filiales de la empresa italiana por valor de 180 millones de euros (249 millones de dólares).

Es decir, una comisión del 10 % del importe total de las licitaciones.

Dichas contrataciones, que preveían la compra de material militar, como helicópteros o radares, debían ser adjudicadas a las filiales Telespazio Argentina Agusta Westland y Selex Sistemas Integrados.

El papel de Lavitola en esta operación habría sido presuntamente el de intermediario entre ambas partes, entre Pozzessere y los altos funcionarios panameños.

Publicidad

Publicidad