URUGUAY Internacionales -  26 de septiembre 2014 - 17:11hs

Marcha gay se tiñe de política a un mes de las elecciones en Uruguay

"Ni un voto a la discriminación. Los derechos no se bajan", reza la consigna de la marcha por la diversidad de este viernes en Montevideo, en un año en el que los colectivos gay alzan su bandera para pedir continuidad en las políticas sociales que implementó la izquierda gobernante.

"Somos movimientos sociales políticos pero no político partidario, pero queremos que las conquistas que se lograron se mantengan", en el próximo gobierno, dijo a la AFP Diego Sempol, integrante del colectivo Ovejas Negras.

Bajo el gobierno de José Mujica, el congreso uruguayo despenalizó el aborto en las primeras 12 semanas de gestación, aprobó el "matrimonio igualitario" y a fines de 2013 reguló el mercado de marihuana en una ley inédita a nivel mundial en la que el Estado controlará desde la producción a la venta de la droga.

En los últimos años, con la izquierda al poder, "Uruguay dio un paso muy importante en cuanto a la construcción de la igualdad jurídica, pero esto es el punto de partida todavía falta transformar toda la sociedad", agregó el activista.

Sempol coincidió con la presidenta de la Unión Trans del Uruguay, Collette Spinetti, en destacar que Luis Lacalle Pou, candidato del Partido Nacional y principal contrincante del expresidente Tabaré Vázquez (2005-2010) en las elecciones presidenciales de fines de octubre, negó su voto a la ley de matrimonio igualitario.

Lacalle Pou ha manifestado durante su campaña que no modificaría esa ley, lo que sí haría con la ley que regula el mercado de marihuana.

"Esta marcha tiene que ser muy politizada en el sentido que más allá de que cada uno vota al partido que quiera, hay que dejar claro que después de diez años de gobierno del Frente (Amplio) todo el mundo está hablando de diversidad sexual, eso no pasaría con partidos de derecha", agregó Collette.

La consigna también alude al rechazo de los movimientos sociales a la consulta popular para definir si se baja la edad de imputabilidad penal de 18 a 16 años para delitos graves.

En las elecciones presidenciales y legislativas del 26 de octubre, Collette aparecerá en una lista del Frente Amplio al igual que Michelle Suárez -activista y primera abogada trans del Uruguay- que será la tercera suplente en una lista al senado del Partido Comunista, integrante del Frente Amplio.

Para Collete "es un paso más que damos hacia la igualdad e integración porque desde el legislativo se pueden hacer muchas cosas por la igualdad de género".

En el país sudamericano, de 3,3 millones de habitantes, las organizaciones sociales estiman que hay entre 2.000 y 3.000 trans, un grupo que incluye a personas transgénero, travestis y transexuales.

El país que en 2013 se convirtió en el segundo en Latinoamérica, detrás de Argentina, en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo se transformó en uno de los referentes regionales en el trabajo por la igualdad de género.

Antes de legalizar el matrimonio igualitario, Uruguay había legalizado la unión civil en homosexuales y la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo, además de habilitar el cambio de nombre y sexo.

Esos avances legales son destacados por las autoridades locales como una de las fortalezas del país para atraer turismo, motor junto al sector agroexportador de la economía del país.

En ese sentido, la cuenta en YouTube del Ministerio de Turismo lanzó recientemente un video en el que se "reafirma a la capital del Uruguay como destino gay friendly", señala la reseña del video.

En el video se muestran los puntos más sobresalientes de la ciudad y a una pareja de hombres que participa de un matrimonio entre dos mujeres.

A su vez, se destaca que el país "quedó ubicado como el primer país de América Latina y sexto en el mundo en materia de receptividad para este rubro del turismo".